MIÉRCOLES, 3 DE OCTUBRE DE 2007
México en la economía mundial: Entrevista completa con el Profesor Robert Mundell
¿Usted cree que el Presidente Maduro conseguirá imponer una nueva constitución?
No
No sé

Juan Carlos Leal






La impresión que me queda de esta entrevista, luego de cinco años de no platicar con Robert Mundell, es que sus ideas siguen siendo tan controvertidas y por ello útiles para la reflexión y las políticas públicas, con una sola diferencia, antes las apoyaba con ecuaciones, ahora las acompaña de una impresionante cantidad de datos y referencias históricas que antes no existían, pues el Euro seguía siendo un experimento y hoy es una de las dos monedas de mayor referencia en el mundo.


Untitled Document

El profesor Mundell es quizá uno de economistas más influyentes de los últimos 50 años en cuanto a políticas públicas se refiere. Su obra no sólo se está plasmada en los libros, sino que forma parte de la vida de los ciudadanos del mundo globalizado. En los años sesenta él escribía sobre áreas monetarias -cuando aún había un patrón oro y casi todo el mundo tenía sus mercados cerrados al comercio exterior- y estudiaba, prácticamente a solas en el mundo académico, los efectos de la economía abierta. Hoy se le conoce como el padre del Euro, el ideólogo de la economía abierta y hasta como el más brillante economista por el lado de la oferta. Estas características lo hacen único y sobre todo un teórico muy adelantado a su tiempo.

La entrevista transcurre en una mesa del tren que nos lleva del centro de San Diego al centro de Los Angeles. Venimos de Tijuana, donde el profesor dictó una conferencia magistral ante 500 estudiantes y profesores en el marco del 50 aniversario de la Universidad Autónoma de Baja California.

En primer lugar hablamos de deportes; Mundell como buen canadiense gusta del hockey y como buen neoyorkino adora el Americano y sabe de beisbol, pero sólo es para romper el hielo pues nos espera un viaje de casi tres horas para hablar de economía, de política y, por qué no, hasta de cine. Y es que resulta que el nuevo proyecto del economista es realizar una película sobre una historia de amor desarrollada en la China de principios del siglo XIX, pero él quiere controlar todo, está leyendo libros sobre guionismo para poder escribir el libreto, pregunta sobre locaciones para realizar su película a quién esté disponible e interesado en el tema, en fin, la historia es su refugio tras tantos años de academia.

Tras platicar de muchas cosas, toca el turno al asunto económico y a la entrevista propiamente dicha. Él se toma muy enserio el ser entrevistado y le pide a nuestros acompañantes que lo dejen concentrarse en la entrevista. Primero le pregunto por la propuesta que le acaba de hacer a los estudiantes de Baja California para que México abandone la política de tipo de cambio flexible y se integre con los Estados Unidos y tener una regla monetaria común.

Pregunta (P): “Acaba usted de decirle a los economistas de Baja California que abandonen la idea de que gracias al tipo de cambio flexible México tiene estabilidad económica, cuando esta idea les ha sido repetida por los últimos 10 años.”

Respuesta (R): “México requiere cambiar la política cambiaria ya que tener un tipo de cambio flexible no es tener una regla monetaria, la flexibilidad es consistente con la hiperinflación y el déficit público. Un tipo de cambio fijo no permite estas inconsistencias. Además de que en los últimos años los países que más han crecido tienen tipos de cambios fijos, no sólo China y Hong Kong sino toda la unión europea, tienen regímenes de tipos de cambio fijos, tener tipos de cambio flexibles es una imposición del FMI.

“Nada más hay que mirar a China y ver sus ventajas, tiene una mejor estabilidad de precios por medio de su regla de tipo de cambio fijada al dólar que cualquier país que lo ha hecho por medio del objetivo inflacionario, como Estados Unidos, Europa, Brasil, Chile o México. China también lo ha hecho con la competitividad de sus recursos, gracias a esto y su apertura es uno de los motores del crecimiento.”

P: “Usted sugiere que hay que fijar a como dé lugar con los estados Unidos, pero también que existe la posibilidad de establecer un área monetaria de América Latina…”

R: “Para México la alternativa es fijar y mejor hacerlo con Estados Unidos para aprovechar todas las ventajas de la integración comercial, impulsar al TLCAN para dar todo su potencial, por las ventajas logísticas y el tamaño del mercado, eso sería lo lógico. Para que México regrese al tipo de cambio fijo como en el periodo de 1954 a 1976 y antes, con el patrón plata, sólo se requiere que haya un mejor control de presupuesto público, sin déficit, un aumento de las reservas internacionales y que se llegue a un consenso sobre la política entre los líderes del gobierno. Es sólo cuestión de México.

“Pero para que exista una moneda común en América Latina, que también es deseable y benéfico, habría que hacer mucho más, pues se requiere voluntad política para establecer el criterio de la estabilidad monetaria, una medida común de inflación, un arreglo para fijar las monedas al nuevo patrón, crear una autoridad monetaria común, hacer una adecuada división de los beneficios del señoraje y mantener una estabilidad fiscal en todos los países de la región. Sin embargo, el problema es político, México tiene más interés en Estados Unidos que en América Latina, Brasil va a pelear el liderazgo, Venezuela querrá hacerlo a su estilo, es decir, para ustedes lo más sencillo es integrarse a Norteamérica y no a América Latina.”

P: “México acaba de concretar una nueva reforma fiscal, ¿vamos por el camino correcto o no?”

R: “Lo primero es ver qué tanto cumple la reforma con los principios de una buena política fiscal. Ya que es necesario que el gobierno recaude, éste debe hacerlo cumpliendo algunos principios básicos: en primera debe mantener equilibrado el presupuesto, no puede gastar de más. Segunda, la mejor manera de recaudar impuestos es haciendo que todos los que generen algún ingreso paguen impuestos y que lo hagan a tasas razonables o bajas. Tercera, la política debe ser uniforme y no permitir excesos fiscales tanto de tasas como de bases y menos de déficits en los estados; deber ser un régimen uniforme y que reduzca los costos de transacción para los contribuyentes. Cuarta, si se quiere hacer la tarea de la redistribución ésta deber ser por el lado del gasto y no por el lado del ingreso público, lo contrario simplemente no se puede.

“Además existe una medida para el tamaño óptimo del gobierno, ya que si se incrementa por arriba de esto se puede dañar la capacidad de la economía para alcanzar su crecimiento potencial, ésta puede ser la más importante de las condiciones, el gobierno fácilmente se puede convertir en un lastre para el resto de la economía y en el caso de los países en desarrollo esto es más claro, por ello el monto de lo recaudado debería ser menor para que se pueda impulsar la inversión, favorecer la integración y con ello el crecimiento económico, sobre todo para aprovechar el bono poblacional que representa el ser países con gente joven frente a los envejecidos países de Europa y los Estados Unidos.

“Con respecto a México puedo decir que no sé para qué se preocupan tanto por reformar su sistema de tasas para elevar la recaudación, por el momento sería mejor dedicarle tiempo a hacer de PEMEX una empresa competitiva, darle la capacidad para que pueda aprovechar el precio del petróleo tan alto y con ello mejorar las posibilidades de inversión del gobierno y de la sociedad, si lo invierten en infraestructura para la integración mundial es lo mejor y si esto pasa por privatizar a la empresa tanto mejor. Una vez que hayan hecho esto entonces vale la pena evaluar para qué asuntos desea el gobierno más presupuesto y si es justificable diseñar una reforma con base en las condiciones que ya establecimos, sea con IVA, ISR o el impuesto que se elija.

“Pero además el gobierno debe hacer el esfuerzo para desrregular la economía y quitar barreras a la producción para que la economía pueda crecer aceleradamente. Eso es parte de costo fiscal también.”

P: “¿Qué le impide crecer a México?”

R: “La respuesta es que México está por debajo de su potencial de crecimiento, por eso exporta trabajadores y por ello debe hacer todo el esfuerzo para atraer inversión que detone el crecimiento. La burocracia debe disminuir las barreras a la inversión y a la producción, la seguridad personal debe ser una prioridad aún mayor y el combate a la corrupción deben ser la máxima prioridad. A México le falta liderazgo de primer nivel para salir del atraso y dejar de ser un país latino y convertirse en uno de los líderes económicos del mundo. Necesita atreverse a poner en práctica ideas innovadoras, no libres de riesgos y costos, que puedan darle la capacidad alcanzar su potencial, como es el caso de las Zonas Especiales de Desarrollo, que han dando resultado en China o la India.

“Por ello creo que para que puedan alcanzar su potencial y sacar provecho a sus ventajas como el acceso a mercados, la localización geográfica, mano de obra disponible y la juventud del país, se requeriría de un Consejo Internacional de Asesores Económicos, que esté formado por un 50% de mexicanos y otro de extranjeros y que den sus perspectivas y puntos de vista para integrar a México de forma definitiva a la globalización, gente exitosa y con experiencia que puedan llenar de buenas ideas las políticas públicas del gobierno mexicano.”

P: “Hablando de integración, ¿qué nos hace falta?”

R: “Mi opinión es que México la da demasiado peso a las razones históricas para integrarse a Norteamérica, esto impide que tengan la flexibilidad para absorber las buenas políticas e ideas de los países desarrollados. Ustedes deben integrase en inglés, sin perder su riqueza cultural, pues el inglés es el idioma de los negocios en el mundo.

“Canadá y los Estados Unidos están integrados porque comparten una misma cultura, incluso se pude decir que Québec forma parte de esta integración, aún y cuando su cultura es diferente. Deben aprender a seguir a lo líderes, sean los japoneses o los chinos o los canadienses o los norteamericanos.

“Por ejemplo, la integración de Canadá y Estados Unidos ha sobrepasado el caso comercial, ahora las aduanas, las líneas aéreas, las cadenas productivas, las escuelas y muchos empleos, están integrados, pero aún falta mucho por hacer para conseguir una integración completa.”

P: “Hablando de aerolíneas, ¿cómo funciona la integración?”

R: “Las fronteras no existen en el trasporte aéreo, las aerolíneas y las compañías de carga pueden operar en ambos países por los acuerdos de cielos abiertos, pero esto no significa que los canadienses estén depredando el mercado de los Estados Unidos ni viceversa, sólo se trata de que las empresas pueden hacer mejor su planeación y por tanto eficientizan su operación pues no hay barreras regulatorias para hacerlo. Por ello es mucho más fácil viajar o trasportar mercancías.

“Si México hiciera lo mismo no sólo podría integrase mejor, mejorar la competencia en el país y con el resto de Norteamérica, sino que estaría en posición de explotar sus ventajas comparativas respecto a los altos costos de operación de las compañías canadienses y norteamericanas. El transporte de carga y pasajeros es parte de la globalización, pues acerca los mercados e intensifica la competencia, por ello cualquier mejora sería buena para México pues mejoraría su conectividad y se podría transformar en un centro de logística para la región y para América Latina y así aprovechar el acceso al mercado. Es más, creo que la oposición vendría de las aerolíneas de Estados Unidos que no podrían competir por la ventaja de costos laborales y de instalaciones de los mexicanos. Por ejemplo, según me han dicho, en Tijuana hay un vuelo directo a Japón y que éste es aprovechado por la gente de San Diego, eso podría reproducirse a gran escala.”

P: “¿Qué hacer con la competencia China?”

R: “Creo que China es el gran competidor de México por el mercado de los Estados Unidos, porque ambos países producen las mismas mercancías, China es el chico nuevo de la cuadra y hay que lidiar con él. Así que lo que es lógico es pensar en atraer más inversión de capital extranjero para cambiar el tipo de productos que ustedes hacen y ganar con ello la ventaja de valor agregado y al mismo tiempo aprovechar la ventaja geográfica para exportar a Estados Unidos.

“Otra es atraer inversión China para elaborar, con su tecnología de producción, productos chinos para venderlos en el mercado de América Latina, es decir, que pueden vender productos de alta calidad para el mercado estadounidense y productos masivos para los otros mercados de América.”

P: “¿Cuál es su perspectiva sobre la crisis de las hipotecas en Estados Unidos?”

R: “La teoría del contagio por los problemas de la economía de los Estados Unidos es cierta y tiene que ver con que Estados Unidos ha sido el motor del mundo por casi un siglo. Pero en el caso de la crisis actual creo que eso no será así pues se trata de que Estados Unidos tuvo un tosido y el resto de las economías importantes están creciendo por sus propios medios: Alemania, China, Reino Unido, la India, Rusia, México o Francia. El mundo ya no depende tanto de los déficit comercial y público de los Estados Unidos, por tanto, los efectos se sentirán pero no serán catastróficos como las veces anteriores: 1982, 1991-92 ó 2001-2002. Los efectos internos serán de ajuste y quizá haya países que sufran temporalmente por una baja de sus exportaciones.”

P: “¿Cómo ve el futuro económico del mundo?”

R. “Creo que la expansión va a seguir por las tendencias actuales como la globalización, la revolución de las tecnologías de la información, el Euro y la fuerza de la Unión Europea, el crecimiento de China, el nuevo papel de Estados Unidos como policía del mundo y los nuevos arreglos de gobernanza mundial; son tendencias establecidas y ante esto la perspectiva es que las condiciones de crecimiento acelerado permanezcan por algún tiempo.

“Veo al mundo creciendo y desarrollando cada vez más la competencia regional, por ello creo que habrá más monedas comunes, ya sea que la zona euro y la zona dólar crezcan o que se creen la zona Latina o Asiática de moneda común. Pues el nacimiento del Euro ha sido la última revolución mundial en cuanto a asuntos monetarios, la anterior y quizá más importante es la de la creación de la moneda común de los Estados Unidos; el establecimiento de la Reserva Federal, que fueron ambos puntos de ruptura, del patrón oro y del patrón Dólar.”

El viaje a Los Angeles siguió con nuestros amigos de Profmex, James Wilkie y Alfonso Galindo, quienes propusieron la entrevista a bordo del tren ya que ahí podíamos conectar la computadoras, tener una mesa de trabajo y sobre todo tener una vista privilegia de la costa de California, desde San Diego hasta entrar en la zona metropolitana de Los Angeles.

La impresión que me queda de esta entrevista, luego de cinco años de no platicar con Robert Mundell, es que sus ideas siguen siendo tan controvertidas y por ello útiles para la reflexión y las políticas públicas, con una sola diferencia, antes las apoyaba con ecuaciones, ahora las acompaña de una impresionante cantidad de datos y referencias históricas que antes no existían, pues el Euro seguía siendo un experimento y hoy es una de las dos monedas de mayor referencia en el mundo.



Profesor Robert Mundell y Juan Carlos Leal


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus