Aquelarre Económico
Jul 31, 2020
Manuel Suárez Mier

Cabildeo en Washington en 2020

Hay quienes piensan que la única forma de parar el ánimo demoledor de la economía e instituciones de la 4t, es recurriendo a persuadir al gobierno de EU para que lo impida.

Uno de los aspectos fascinantes de vivir en Washington es observar cómo funciona y los ritos que caracterizan a una ciudad en la que el poder es tangible y los medios para acercarse a él son complejos, empezando por la enorme industria del cabildeo (lobbying en inglés).

El origen del término lobbying es interesante. Cuando el presidente electo Ulysses S. Grant bajaba de su cuarto en el hotel Willard para asistir a su toma de posesión, encontró el lobby lleno de gente y, azorado, preguntó ¿what are all these damned lobbysts doing here?

La respuesta entonces y ahora es la misma: buscan acceso a las instituciones y personas que detentan el poder para decidir sobre una causa, proteger los intereses de un grupo o industria, o defenderse de otro cuyas acciones encarnan un peligro.

El número de lobistas en Washington registrados conforme a las leyes que intentan regularlos fue de 12 mil el año pasado. Pero la cantidad efectiva de personas que se dedican de tiempo completo a tratar de influir en las decisiones del gobierno –Ejecutivo, Legislativo y Judicial- puede llegar a 100 mil, más el personal de apoyo.

A esto hay que sumar el abultado cuerpo diplomático acreditado en EU, buena parte del cual trata de influenciar las decisiones de los gobiernos, de los comités del Senado y la Cámara de Representantes, y de las decisiones de la Suprema Corte.

El legendario embajador de Canadá en EU entre 1981 y 1989, Allan Gotlieb, solía comparar el juego del poder en Washington con un partido de futbol americano en el que no solo participan los jugadores en la cancha, sino también los asistentes en el estadio, incluyendo árbitros, entrenadores y vendedores ambulantes.

En su atinada metáfora, Gotlieb relataba que los participantes en este deporte podían jugar a favor de uno u otro equipo indistintamente, y cambiar de afiliación en medio del juego, además que las reglas variaban también de manera aleatoria a lo largo del partido.

Cuando México negoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) la broma que se hacía respecto a la contratación de gestores y agencias de relaciones públicas por parte de la entonces Secretaría de Comercio, era que ese gobierno se había vuelto el mejor seguro contra el desempleo de los cabilderos en Washington.

Aquella experiencia me persuadió de que si bien hubo asesoría que fue esencial para llevar a buen término las negociaciones, la labor que emprendió el gobierno de México para ponderar las bondades del TLCAN en todo el territorio de EU, tuvo enorme éxito porque la hicieron con gran efectividad sus funcionarios.

Hoy en día muchos mexicanos deseosos de impedir que su país se despeñe al abismo, han concluido que la única forma de parar el ánimo demoledor de la economía e instituciones de su actual gobierno, es recurriendo a persuadir al de EU para que lo impida, dada la obsecuencia del líder de México a los deseos y pulsiones de su contraparte en Washington.

La clave radica en cómo hacerlo, lo que discutiré en próximas entregas.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Me resulta muy difícil votar por alguien que va a tener poder sobre mí.

Norm Macdonald
Entrar
Encuesta de la semana
De enero a junio las remesas enviadas a México sumaron 19,074 millones de dólares, esto es 10.55% más que el mismo período del 2019. Este ingreso se ha convertido en el principal apoyo para millones de familias dado el contexto que enfrentamos, pero sabemos que en todo el mundo la emergencia está lejos de terminar, ¿qué esperar de las remesas para el segundo semestre?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• El mundo del trabajo
Arturo Damm
• Consejo Fiscal
Rodrigo Hernández
• ¿Es México capitalista?
Arturo Damm
• Cuestión de lógica
Arturo Damm
• PIB