Reflexiones libertarias
Sep 9, 2020
Ricardo Valenzuela

Los liberales cantinflescos de AL

Parece que el liberalismo latinoamericano es un invento a su imagen y conveniencia. Y los tradicionales liberales mexicanos nunca lo fueron.

Durante años he vivido con una gran interrogante sin respuesta. En este continente americano que habitamos, en la misma latitud, en la misma era de la historia, y habitamos ambientes naturales similares, ¿por qué los países del norte de nuestra tierra mexicana EU y Canadá han llevado a cabo un desarrollo político, económico, tecnológico y social que los ha convertido en potencias mundiales mientras que, los que ocupamos el bajo norte, el centro y el sur, después de más de 200 años de independencia no hemos sido capaces de hacer lo mismo? La he tratado de responder infinidad de veces y con todas las posibles respuestas que yo mismo elaboro, nunca he quedado totalmente satisfecho. 

En ciertos momentos de mi jornada, llegué a pensar había encontrado la respuesta en las clásicas diferencias en nuestras eras coloniales en donde nacimos y nos formamos como países. La libertad que Inglaterra le otorgaba a sus colonias, sus inmigrantes llegando con sus familias huyendo de la opresión y buscando libertad, contra el control pretoriano que España establecía en las suyas con sus virreinatos, inmigrantes que llegaban en busca de oro para luego regresar a su patria. Diferencias legales, religiosas, etc. Pero nunca quedaba totalmente satisfecho con el resultado de mis indagaciones. Y, como es natural, crecía más mi frustración sintiendo que ese menú no estaba completo. Me di, inclusive, al campo de la genética para encontrar qué posibles secretos podría estar ocultando mi DNA. Pero al recibir los resultados acudieron a incrementar mi confusión pues encontré una capirotada que no ayudaba a responder mis interrogantes.

Pero, en estos momentos, el tema de nuevo revive mi sed de respuestas a la pregunta original: ¿Por qué esa gran diferencia entre norte y sur? Pero hay un nuevo ingrediente que en estos momentos acude para de nuevo ir en busca de esa revelación. Yo siempre había considerado a Carlos Alberto Montaner uno de los liberales más importantes de América Latina y quien yo he admirado durante muchos años. Hace unos días, como un envío maléfico, tenía ante mí una de sus notas recientes en donde el tema tratado son las elecciones de EU ya muy próximas. Inicié su lectura y no podía creer su contenido. Más que una producción de Montaner, parecía algo emanado de algunos de los golpeadores profesionales que mantienen Cuba y Venezuela en sus nóminas, siempre cubiertas con préstamos del BID. 

Inicia felicitando a Biden por su gran elección de Kamala Harris como compañera de boleta para la vicepresidencia porque, según él, se convierte en una atractiva mancuerna de dos “demócratas moderados”. Tuve que leer ese párrafo varias veces y confirmar su contenido ¿demócratas moderados Harris y Biden? Ya conocemos a Biden.

Pero Harris, una mujer que quiere alterar la composición de la Suprema Corte de Justicia para entregarla al nuevo grupo de marxistas que ahora controla el partido. Alguien que quiere legalizar el aborto hasta los 9 meses de gestación. Una mujer que, cuando contendía por la candidatura a la presidencia prometiera su primera tarea sería la abolición de todos los recortes de impuestos de Trump, para luego proceder a su aumento llegando a gravaciones marginales de un 90%. Una entusiasta promotora del “Plan Verde” cuyo costo se ha estimado entre 50 y 93 trillones de dólares. Una mujer a quien Peter Schweizer en su libro,” Perfiles de Corrupción”, le dedicara todo un capítulo listando sus abusos y corrupción a su paso por la procuraduría de justicia en California. Alguien que definiera la destrucción de Antifa y BLM como una saludable manifestación política.

Obviamente no debe estar enterado de cómo Kamala (27 años y soltera) se fue abriendo brecha en su veloz carrera política convirtiéndose en amante de Willy Brown (65 años y casado), el padrino de la mafia demócrata de La República Socialista de California. Relación de varios años. Tampoco debe estar enterado que el plan de gobierno que abrazó esta pareja fue elaborado por Bernie Sanders, el marxista más famoso de EU que en la primera entrada costaría trillones de dólares.

Y, aunque toda esta información es bien conocida —aun ante el escudo de protección que le da la media mafiosa— Montaner la llena de alabanzas. Busco una explicación y no la encuentro. Entonces, debo de pensar solo en dos posibilidades. Montaner, como periodista y escritor, no consultó esos informes y de forma superficial e irresponsable procedió a la creación de su nota cuajada de ignorancia. La segunda sería lo que ya por algún tiempo ha sido un secreto a voces: que nunca ha sido un verdadero liberal sino un ocasionado, y ahora se monta en el tren de la conveniencia de los liberales light tan populares en América Latina. Esos que afirman, “el mercado soluciona algunos problemas, pero, cuando falla, necesitamos gobierno”, sin entender que esas fallas las provoca el mismo gobierno. Y es que no portan las ideas verdaderamente liberales y por eso fueron fácilmente contagiados por ese mortal virus, “Trump Derangement Syndrome” (TDS), manifestado en ese odio enfermizo que les ha atrofiado la inteligencia y la razón para apoyar a Hillary Clinton en 2016, la corrupción con enaguas, y ahora alaban a Biden/Harris los monigotes más descarados del gran titiritero el EP.

Ese mismo virus que provocara los insultos que me dedicara uno de los Chicago Boys mexicanos y culminara gritándome “fascista de mierda”, solo por el pecado de apoyar a Trump a quien, conozco y, sobre todo, conozco el material de su configuración. Y, si éstos son los que la gente en nuestros países piensa serán los rescatistas del infierno permanente en el que vivimos. Yo les aconsejo mejor empiecen a gritar ¿Quién podrá ayudarnos?, y con suerte acudiría el Chapulín Colorado que tendría más posibilidades de éxito logrando esa urgente tarea, porque América Latina ya no aguanta otra tanda de redentores quienes, desde la barrera, montados en su defectuoso púlpito nos den lecciones de su liberalismo cantinflesco. Los que lo gritan a todo pulmón, pero nunca se suben al ring de la realidad porque saben que les pueden cerrar las puertas de Alí Babá, y es mejor que otros carguen con las culpas de nuestros fracasos.   

El darme cuenta de quién es Montaner ha sido una decepción especial porque, insisto, es alguien que admiré y llegué a considerar como una guía en mi formación intelectual. Pero, luego pienso, yo me forjé como liberal en EU no en México, aunque la semilla del liberalismo de mi padre que lo aprendiera en Europa antes que fuera invadida por el socialismo, ya estaba sembrada. Y parece que el liberalismo latinoamericano es un invento a su imagen y conveniencia. Los tradicionales liberales mexicanos nunca lo fueron, Juárez, Porfirio Díaz, el mismo Maximiliano, no digamos Santa Ana, y le dieran vida a ese liberalismo mostrenco y patuleco, ese liberalismo del vino mezclado con agua, pero con agua de un pestilente represo donde también bebe el ganado y otros animales que ahí dejan su aportación para la formación liberal estilo Cantinflas de los salvadores de patrias.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro