Mercadologics
Jul 10, 2006
Adriana Merchant

El triunfo de la humildad

El triunfo de Felipe Calderón es el triunfo de la humildad sobre la arrogancia.

El triunfo de Felipe Calderón en las recientes elecciones presidenciales en México es el triunfo de la humildad sobre la arrogancia.

 

El triunfo de la humildad de las ideas sencillas sobre la arrogancia de algunos intelectuales que se sienten exclusivos poseedores de la verdad irrestricta…

 

El triunfo de la humildad de millones de mentes y corazones sobre la arrogancia de una única voluntad suprema…

 

El triunfo de la humildad de una inmensa mayoría silenciosa, trabajadora, que ha logrado desarrollarse en base a su esfuerzo personal y no a las limosnas del gobierno sobre la arrogancia de un burocrático Estado paternalista y controlador...

 

El triunfo de la humildad de millones de personas singulares, únicas e irrepetibles, sobre la arrogancia de las masas amorfas de los grandes nombres: “el pueblo”, “el interés nacional”, “la sociedad civil”…

 

El triunfo de la humildad de quienes trabajamos para obtener más oportunidades sobre la arrogancia de quienes se dedican a conservar a toda costa sus privilegios al margen de la ley y la competencia…

 

El triunfo de la humildad del imperio de la ley y el Estado de derecho igual para todos sobre la arrogancia de los usos y costumbres para unos cuantos…

 

El triunfo de la humildad de la productividad sobre la arrogancia de la supuesta lucha de clases…

 

El triunfo de la humildad de trabajadores honestos sobre la arrogancia de unos cuantos manipuladores buscadores de rentas que incitan a la violencia, al paro injustificado…

 

El triunfo de la humildad de quienes “prácticamente muertos” emergen desde abajo y escalan las preferencias de la gente sobre la arrogancia de quienes llevan seis años en abierta campaña diciéndose “dar por muertos”…

 

El triunfo de la humildad de quienes buscamos la igualdad de oportunidades y el premio al esfuerzo sobre la arrogancia de quienes buscan cómodamente la igualdad de resultados y el pase automático…

 

El triunfo de la humildad de una pequeña democracia imperfecta sobre la arrogancia de la gran demagogia perfecta…

 

El triunfo de la humildad de quienes creemos que somos una sociedad cada vez más civilizada, rica y educada sobre la arrogancia de quienes le apuestan a que somos un pueblo cada vez más salvaje, pobre e ignorante, fácil de tragarse afirmaciones gratuitas, acusaciones sin pruebas, proyectos alternativos de nación sin sustento…

 

El triunfo de la humildad de la inteligencia sobre la arrogancia del romanticismo, el odio y el resentimiento…

 

El triunfo de la humildad de los adultos responsables de sus actos sobre la arrogancia de quienes nos creen débiles mentales para decidir lo que mejor nos conviene…

 

El triunfo de la humildad de quienes aceptamos las reglas del juego siempre sobre la arrogancia de quienes sólo aceptan las reglas si les favorecen…

 

El triunfo de la humildad de quienes confiamos en las instituciones y en la legalidad sobre la arrogancia de quienes usan el chantaje y la presión política para actuar a su antojo…

 

El triunfo de la humildad de la economía de mercado sobre la arrogancia de la economía centralmente planificada, orientada y conducida…

 

En fin, el triunfo de Calderón es el triunfo de la humildad de la libertad individual sobre la fatal arrogancia de la imposición colectivista.

 

Qué gran lección le ha dado México al resto de América Latina. Cuando más parecía que el fantasma del socialismo populista devoraría toda la región, coronándose con este país, surge un México esperanzador, fuerte que anuncia que está dispuesto a continuar por el camino correcto hacia el bienestar: el camino de la libertad. México se ha convertido, de nuevo, en la esperanza de toda América Latina. ¡En hora buena América!



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...