JUEVES, 13 DE JULIO DE 2006
El juego de Andrés Manuel

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“El candidato del PRD no es tan ingenuo como para pensar que los magistrados del Tribunal Electoral se sentirán amedrentados y le entregarán la Presidencia de la República en una bandeja sin importar quién haya ganado realmente la elección. ¿Cuál es su verdadera intención?”


Fue la elección más competida en la historia de nuestro país, pero se vio empañada por la decisión de Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la alianza Por el Bien de Todos, de desconocer el resultado antes incluso de que comenzara el conteo de los votos.

 

Quizá López Obrador no ha entendido bien el juego de la democracia, el cual consiste en que el que recibe más votos gana la elección. O quizá lo entiende demasiado bien, y se da cuenta de que le conviene políticamente jugar al mártir. Esto siempre le ha funcionado políticamente: desde la elección de Tabasco en 1994 hasta el proceso de desafuero del 2005.

 

López Obrador no se ha encontrado súbitamente con una derrota que le hace pensar que ha sido objeto de un fraude electoral. Desde mucho antes de la votación ya había venido preparando el terreno. Por eso cuestionó a los consejeros del IFE antes, incluso, de que éstos tomaran su primera decisión. Por ello afirmó que todas las encuestas –menos una secreta que él tenía— estaban cuchareadas ya que no le daban una ventaja de 10 puntos porcentuales. Por eso criticó al PREP. Y por ello exigió, para validar la elección, que se abrieran todos los paquetes electorales, lo cual habría violado el artículo 247 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

 

¿Qué es lo que está buscando López Obrador? El candidato del PRD no es tan ingenuo como para pensar que los magistrados del Tribunal Electoral se sentirán amedrentados y le entregarán la Presidencia de la República en una bandeja sin importar quién haya ganado realmente la elección. Lo que busca es aumentar el poder del PRD. La primera magistratura de la nación quizá pueda esperar al 2012, pero en México el poder se ejerce cada vez más desde las calles y no desde una Presidencia cada vez más debilitada.

 

La futura estabilidad de México dependerá en buena medida del papel que adopte el PRI en los próximos meses y años. El PRI sigue siendo un partido muy fuerte, a pesar de la fuerte merma de su posición en el Congreso como consecuencia del resultado adverso de la votación y de los escaños que tendrá que entregar al Partido Verde. De hecho, ahora tendrá la posición de partido bisagra. Ante una legislatura dividida, cualquier iniciativa que tenga éxito deberá contar con el aval del PRI. Por ello el partido es tan importante para la estabilidad del país. Y por eso es crucial que logre recomponerse después de la fuerte derrota que ha sufrido.

 

Se avecina un conflicto. No podemos culparnos los mexicanos de no haberlo impedido. López Obrador lo ha buscado toda su vida. Por eso es indispensable que los mexicanos sensatos resistamos las presiones que se acercan.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus