LUNES, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2006
Del posible gobierno sombra de AMLO

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“López Obrador ha jugado (¿de qué otra manera llamarlo?) con la idea de que la Convención Nacional Democrática (habrá que ver qué tan nacional y democrática resulta) decida instalar un gobierno sombra, que no pasaría de ser ni la sombra de un gobierno.”


López Obrador ha jugado (¿de qué otra manera llamarlo?) con la idea de que la Convención Nacional Democrática (habrá que ver qué tan nacional y democrática resulta) decida instalar un gobierno sombra, que no pasaría de ser ni la sombra de un gobierno.

 

Llama la atención de qué manera AMLO, y muchos perredistas, y no pocos de sus seguidores, manipulan las palabras. Muestras de ello las hemos tenido, en las últimas semanas, con la palabra pueblo, que AMLO manipula a su antojo: para él el pueblo es, únicamente, el conjunto de electores que votó por él, y quienes, después de lo sucedido en los dos últimos meses, todavía lo siguen. Algo similar está sucediendo con la palabra gobierno: en labios de AMLO deja de ser lo que es, para convertirse en otra cosa. Me explico.

 

¿Cuál es el principal poder de cualquier gobierno, independientemente del tipo de que sea, desde democrático hasta autocrático, desde liberal hasta totalitario, etc.? ¿Cuál es ese poder sin el cual ningún gobierno, ¡ninguno!, puede existir, mucho menos sobrevivir? Muy sencillo: el poder de cobrar impuestos. Gobierno que, por la razón que sea, no puede cobrar impuestos, al poco tiempo de padecer esa impotencia deja de existir. Suponiendo que la mentada Convención Nacional Democrática decida a favor de la instalación de un gobierno sombra, el mismo ¿será capaz de cobrar impuestos? ¿Con qué legitimidad? ¿A quiénes? ¿Quién aceptará ser contribuyente del gobierno sombra de AMLO?

 

Cierto: el movimiento de AMLO podrá obtener mucho financiamiento, de muchas maneras, lo cual le permitirá sobrevivir. Pero de la obtención de financiamiento al cobro de impuestos hay una gran diferencia.

 

¿Cuál es, después del poder de cobrar impuestos, el segundo poder de todo gobierno? El poder de prohibirle, a los gobernados, determinadas acciones, y castigarlos si las llevan a cabo, y el poder de obligarlos a realizar otras. En el supuesto caso de que la Convención Nacional Democrática se decida por la instalación de un gobierno sombra, el mismo ¿será capaz de prohibir, castigar y obligar? ¿Con qué legitimidad? ¿Con qué poder? ¿Con qué derecho?

 

Por último, ¿puede haber gobierno, y por lo tanto gobernantes, sin gobernados? Aceptando que la mentada convención disponga la creación de un gobierno sombra, ¿quiénes serán sus gobernados? Porque una cosa es que AMLO tenga seguidores, y otra muy distinta que, de llegarse a la instalación del susodicho gobierno sombra, ¡que obviamente él presidiría!, vaya a contar con algún gobernado. ¿Quién se apunta? El más fiel de sus seguidores, ¿aceptaría que AMLO, en su próxima calidad de excandidato a la Presidencia de la República, le prohíba determinadas acciones, le castigue si no lo obedece, y le obligue a realizar otras?

 

Por lo dicho, y por otras muchas razones, que por motivos de espacio no menciono, la posible instalación de un gobierno sombra, cuyo gobernante sería AMLO, supondría que el mismo no llegaría a ser ni la sombra de un gobierno, por más que AMLO y sus seguidores crean otra cosa o, y tal vez esta sea la afirmación correcta, por más que AMLO les quiera hacer creer, a sus seguidores, otra cosa.

 

¿Gobierno sombra? No, ni sombra de gobierno.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus