MIÉRCOLES, 26 DE OCTUBRE DE 2005
¿Por dónde le damos?

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

David Martínez-Amador







“El rotundo fracaso del gobierno del cambio, se convierte en el paso fácil para ese ejército de las fuerzas mas retrógradas y oscuras del pasado político para condenarnos a la miseria.”


Se nos presenta una encrucijada difícil para el país, de verdad que, la tenemos color de hormiga…

 

Mientras los países de primer mundo regresan a esquemas funcionales de apertura económica  y gobiernos perfectamente funcionales con el crecimiento económico, nosotros, cómo el perro del Quijote, somos indiferentes y no la vemos pasar.  Reculamos hacía el punto original de nuestras desgracias. En el cono sur, la izquierda beligerante, agresiva y totalmente irreflexiva arropa en la región. Chávez en Venezuela, Krichner en Argentina, Lula en Brasil, son los nuevos socios del idiotismo latinoamericano. Centroamérica, con honrosas excepciones como El Salvador, no sale de la miseria y los esquemas políticos feudales. Y nuestro país, rebuzna, a nivel del Ejecutivo,  por hacerle creer a la ciudadanía, que vivimos en la Francia de Luis XIV, sin darse cuenta que, en lo único que Fox asemeja a Luis XIV es que, después de su mandato, “el Diluvio nos espera”.  Eso si, hablando de diluvios,  dicho sea de paso, el Ejecutivo y el Honorable Congreso de la Unión  resultan tan plurales y democráticos como el Arca de Noe…

 

Se había pensado, incluso a nivel del discurso teórico, que el siglo XXI sería el de China, la India, Brasil y México. Que los países en vía de desarrollo serían capaces de montarse, de alguna manera, -y aunque fuera gracias a poderes ejecutivos fuertes pero con compromiso de crecimiento económico- en la ruta del progreso. Pues no es así. Pueden ir borrando de la lista a los dos últimos. El rotundo fracaso del gobierno del cambio, se convierte en el paso fácil para ese ejército de las fuerzas mas retrógradas y oscuras del pasado político para condenarnos a la miseria. Pues es que se disponen a tomar de nuevo el país. Yo que Ud. amigo lector, me confesaba, y me aseguraba de dormir contra la pared y con la puerta cerrada

 

Dentro de un año, en México tendremos nuevo presidente electo, y no se hagan ilusiones, que, no será emergente de las gloriosas filas del Partido de Acción Nacional (PAN) para conducir otra administración estilo Fox. Nos vendrá del peor pasado político mexicano. Ese es probablemente, el gran pecado cometido por el Presidente Fox. Esa coyuntura, ese espacio de tiempos, momentos,  de maniobra para cambiar el rumbo del país presentando como necesaria una retórica de crecimiento económico, de reducción del Estado y de rediseñar nuestras instituciones no la volverá a tener ningún otro candidato: Porque Fox ha creado los anticuerpos necesarios a nivel del electorado.

 

Hablamos y decimos que como sociedad estamos cansados de los políticos tradicionales, hacemos pactos, traemos a las cámaras de televisión, bombos y platinos para ver como políticos,  la clase empresauria, nuestros seudo intelectuales e incluso, actores, actrices y payasos de circo se sientan a construir un acuerdo de nación. Pero, se nos olvidó traer lo más importante: Las ideas. Que México requiere crear empleos, que la inseguridad no nos deja vivir en paz,  que nuestros jóvenes se largan al norte, que el país se parte cada vez más entre el Norte y el Sur, etc., esto, lo sabemos desde Fox hasta el cuate que nos da grasa en los zapatos. Pero cómo, cómo le vamos a hacer,  que principios guiarán el accionar público, qué recetas político-económicas se pondrán a esa sopa que llamamos Proyecto de Nación?  

 

¿Quién entonces?  E independientemente de quien gane,  habrá alguien con valor para  construir  una palestra política donde se haga énfasis en que necesitamos reducir el gasto idiota del gobierno, que necesitamos competir por la inversión extranjera y para ello requerimos mecanismos fiscales,  que hay que crecer y crecer y crecer a lo bestia  para así atender las necesidades de la población. Pero ante todo, que para que esto sea posible, se necesitan ejecutar las Reformas de Segunda Generación. Y para que esto último suceda, necesitamos, un presidente con temple y que haga los cambios en los primeros 100 días.  

 

Fox, quien se jactaba de ponerle sentido común a la cosa pública. Y yo no veo por donde venga la solución…


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus