VIERNES, 20 DE OCTUBRE DE 2006
La decisión del Senado

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Mientras tengamos gobiernos estatales y federales a los que les da miedo aplicar la ley, tendremos que dar por perdida a Oaxaca, ciudad que será abandonada a los caprichos absolutistas de unos líderes radicales.”


En los próximos días la Cámara de Senadores tendrá que tomar una decisión al respecto de la exigencia de los grupos radicales de Oaxaca para declarar la desaparición de poderes en ese estado.

 

Será una decisión complicada, especialmente para el PAN. Los senadores del PRD ya decidieron votar por declarar la desaparición de poderes debido a que simpatizan con las exigencias de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Los del PRI, todo parece indicar, defenderán a su correligionario, el gobernador Ulises Ruiz pase lo que pase.

 

Los senadores del PAN se enfrentan a una disyuntiva muy compleja. Ellos postularon junto con Convergencia y el PRD a Gabino Cué, el candidato que se enfrentó al actual gobernador, en las elecciones de 2004. Los comicios fueron intensos y difíciles, y hubo muchas acusaciones en contra del entonces gobernador José Murat de haber intervenido para garantizar el triunfo de Ruiz. Así, los panistas tienen buenas razones políticas para buscar derrocar al gobernador.

 

Pero además de las consideraciones estrictamente políticas, con la ciudad de Oaxaca tomada desde hace casi cinco meses, y con los grupos radicales exigiendo la destitución del gobernador como condición sine qua non para liberar la ciudad, la tentación de echar al gobernador al cesto de basura y pasar a otro capítulo es enorme.

 

Los panistas saben, sin embargo, que sería un precedente muy peligroso para nuestro país aceptar la destitución de un gobernador simplemente porque unas organizaciones radicales no lo quieren y porque han bloqueado calles para lograrlo. Esto establecería un incentivo enorme para que todas las organizaciones políticas del país bloquearan calles y tomaran ciudades con el fin de revertir sus derrotas en las urnas. Si los panistas votan por declarar la desaparición de poderes en Oaxaca, ¿quién impedirá a los priistas unirse al PRD para destituir a los gobernadores panistas en el país?

 

La verdad es que los panistas no tienen más opción que buscar acuerdos con el PRI. El PRD ha señalado claramente que no trabajará con el PAN en este sexenio; de hecho, ni siquiera reconoce la legitimidad del presidente electo Felipe Calderón. Esto obliga al PAN a aliarse con el PRI. Y declarar la desaparición de poderes en Oaxaca, sin un acuerdo previo con el PRI, implicaría el cierre de las puertas a cualquier tipo de colaboración.

 

El problema es que si no se declara la desaparición de poderes, difícilmente se podrá conseguir la liberación de Oaxaca. Tanto el gobierno estatal como el federal se quejan por el secuestro de la ciudad, pero ninguno se atreve a usar la fuerza pública para liberarla.

 

Los senadores del PAN tendrán, pues, que tomar una decisión muy difícil. La solución más expedita del conflicto de Oaxaca sería destituir al gobernador. Pero los costos políticos y el daño al estado de derecho bien pueden ser enormes. Es muy probable, por lo tanto, que el Senado rechace la desaparición de poderes. Pero mientras tengamos gobiernos estatales y federales a los que les da miedo aplicar la ley, esto significa que tendremos que dar por perdida a Oaxaca, ciudad que será abandonada a los caprichos absolutistas de unos líderes radicales.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus