JUEVES, 28 DE DICIEMBRE DE 2006
La lucha por el presupuesto

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Cuando en la votación del Senado fue derrotado el impuesto, los senadores del PRI y del PRD celebraron con gritos de júbilo. Lo curioso es que los diputados de estos mismos partidos habían votado por aprobar el impuesto.”


Los senadores del PRI, el PRD, el Partido Verde y Convergencia decidieron echar para atrás el impuesto de 5 por ciento a los refrescos que había sido aprobado originalmente por unanimidad en la Cámara de Diputados. Los argumentos han ido y venido públicamente. Al contrario de lo que ocurría en el pasado, el tema ha sido ampliamente discutido.

 

El impuesto a los refrescos fue la parte más controvertida de toda la discusión sobre la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal. Los puntos de vista se expresaron con intensidad y a veces con encono. Cuando en la votación del Senado fue derrotado el impuesto, los senadores del PRI y del PRD celebraron con gritos de júbilo. Lo curioso es que los diputados de estos mismos partidos habían votado por aprobar el impuesto.

 

Podríamos pensar que este tema ha dividido a los mismos partidos y temer que se ponga en riesgo la gobernabilidad el país. Pero la verdad es otra. En un presupuesto de más de 2.2 billones de pesos, el impuesto del 5 por ciento a los refrescos es realmente pequeño. Los cálculos sobre la recaudación que obtendrían son de entre 3,100 y 4,000 millones de pesos. Se trata de menos del 0.2 por ciento de la recaudación total que se ha planteado para el 2007.

 

La negociación en el Congreso sobre la Ley de Ingresos, la Miscelánea Fiscal y el Presupuesto de Egresos, de hecho, se llevó a cabo de manera razonable. Si después de los pleitos entre legisladores el 1 de diciembre y en días anteriores pareció que sería imposible llegar a acuerdos en el Congreso que permitieran gobernar al país, la verdad es que esta discusión crucial, sobre temas que resultan fundamentales para todos los ciudadanos mexicanos, se ha llevado a cabo de manera civilizada y sensata. Y al final, si bien se han hecho cambios significativos en las iniciativas presentadas por el Ejecutivo, tanto la Secretaría de Hacienda como los legisladores en las comisiones responsables han actuado de común y acuerdo y las iniciativas aprobadas lo han sido con sólidas mayorías.

 

Esperemos que estas muestras de sensatez se mantengan en el futuro. Virtualmente todos los legisladores, y los funcionarios de la administración pública federal, han coincidido en que el paquete económico es una simple solución temporal a un problema muy serio que hay que resolver con una reforma de fondo. Tenemos un sistema fiscal complicado, injusto y, para colmo, ineficaz, ya que recauda muy poco. Si queremos realmente salir adelante como país necesitamos transformarlo. De otra manera, seguiremos peleándonos unos y otros por una cobija de gasto público cada vez más pequeña.

 

Pero es importante también que el gasto público se racionalice. No se le puede pedir a la gente que pague impuestos si no recibe servicios del gobierno o si lo que se le da es de pésimo nivel. Por eso la reforma no sólo debe ser fiscal sino incluir los egresos del gobierno en todos sus niveles.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus