VIERNES, 23 DE FEBRERO DE 2007
Impuestos, la nueva batalla campal en Europa

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Samuel Gregg









“Imponer impuestos para gastos despilfarradores del gobierno es inmoral y hasta tiránico. En ciertos casos, la gente se debe negar a pagarlos, especialmente si tales impuestos llevan al país a la ruina.”


Grand Rapids, Michigan (AIPE)- Suiza es una de las naciones más pacíficas y neutral, por lo que la asociamos con relojeros, gente esquiando, vacas pastando y preciosos picos nevados. Por ello sorprende que se haya convertido en el blanco de airadas protestas de parte de políticos y burócratas europeos. El tono de las críticas nos hace pensar que se trata de horribles violaciones de los derechos humanos.

 

Pero no, la furia es dirigida a las bajas tasas de impuestos en Suiza y la explosión fue causada por la decisión de la estrella roquera francesa Johnny Hallyday de mudarse a Gstaad, Suiza, por estar cansado de pagar impuestos exorbitantes en Francia.

 

Hallyday se une así a muchos otros exilados fiscales y a empresas francesas, alemanas, italianas y austriacas que prefieren pagar impuestos totales de 21% en Suiza. Esto ha disparado una intensa competencia entre los diferentes cantones suizos para atraer inversiones.

 

Por ejemplo, en enero de 2006, el cantón de Obwalde redujo su tasa corporativa a 6.6%, atrayendo a 376 nuevas empresas. Así vemos por qué grandes empresas como IBM y Google se han establecido en Zurich. Por ello, los políticos socialistas franceses acusan a Suiza de “saquear” a sus vecinos. Extraña reacción, ya que nadie es obligado a mudarse a Suiza y más bien parece que los “saqueadores” son los políticos franceses, quienes obligan a las empresas a emigrar y a ciudadanos a sacar su dinero, con los aumentos de  impuestos promulgados a lo largo de los últimos 40 años.

 

El nuevo embajador de la Unión Europea en Suiza acusa a ese país de ofrecer un subsidio injusto que supuestamente viola el Acuerdo de Libre Comercio Europeo, pero no menciona los subsidios de la UE a los agricultores que tanto daño han hecho a América Latina.

 

La respuesta del gobierno suizo es que no ha firmado ningún acuerdo de igualar impuestos. Por cierto que “igualar impuestos” en la UE jamás significa reducirlos. Por ello, cuando varias empresas alemanas se mudaron a Eslovaquia, el anterior canciller acusó a ese país de actuar de manera “no-Europea”. Aparentemente que para ser realmente europeo hay que darle al gobierno la mitad de los ingresos.

 

Parte del problema es que los economistas examinan los impuestos en cuanto a su eficiencia. Pero eficiencia y moralidad no es lo mismo. Y tenemos que remontarnos a la España del siglo XVI para encontrar una discusión seria y rigurosa de la moralidad de los impuestos. Ese debate fue causado por la alteración de la moneda, aumentos de impuestos y la bancarrota del gobierno de Felipe II.

 

En reacción, los teólogos como Pedro de Navarra, insistían que no era suficiente que el gobierno legislara un impuesto para que éste se considerara justo. La legislación impositiva debería ajustarse a otros criterios de equidad. ¿Existe, acaso, una necesidad genuina para la imposición de nuevos impuestos? ¿Son los impuestos propuestos equitativos y proporcionados, moderados o excesivos?

 

Esos mismos académicos insistían que imponer impuestos para gastos despilfarradores del gobierno es inmoral y hasta tiránico. En ciertos casos, la gente se debe negar a pagarlos, especialmente si tales impuestos llevan al país a la ruina.

 

En lugar de utilizar un lenguaje de falsa moralidad al acusar a Suiza, quizás la UE debiera aplicar a sus regímenes impositivos el criterio de la España del siglo XVI. Sus actuales sistemas no sobrevivirían tal escrutinio y lo que se necesita es una mayor simetría entre el análisis moral y la responsabilidad fiscal. Aun en la UE, la recaudación no tiene que ser un robo.

 

___* Director de investigaciones del Acton Institute.

© www.aipenet.com

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus