VIERNES, 11 DE NOVIEMBRE DE 2005
Fisco sin armas y gobierno sin recursos

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Carlos Leal







“Los contribuyentes huyen del terrorismo fiscal y los informales viven a sus cotillas en plena calle y a la vista de las autoridades, incluso con su complacencia.”


Presenciamos como cada año el “debate” de los legisladores por aprobar la Ley de Ingresos y el Prepuesto de Egresos. Pero ya no hay esperanzas de que nada nuevo pase, mientras que el gobierno pide prudencia e intenta sacar, tímidamente, las reformas a las leyes impositivas que propuso desde el principio del sexenio, no  una reforma fiscal radical y definitiva o de largo plazo como lo requiere el país.

 

Ahora parece que los diputados están tronándose los dedos para pasar un presupuesto basado en cálculos alegres sobre los ingresos petroleros y refrendar su travesura del año pasado, determinar lo que el ejecutivo debe hacer con base en asignaciones presupuestales, o lo que es lo mismo, decirle al gobierno en que gastar, cómo gastarlo y más importante dónde no gastarlo, por capricho y basado en la más absoluta ignorancia sobre el funcionamiento del gobierno y por supuesto con el afán de revanchismo, característico de nuestro pobre, depauperado, debate público.

 

Pero lo más dramático es que volvemos a dejar pasar la oportunidad para hacer algo por mejorar nuestro sistema de recaudación impositiva, lleno de discrecionalidades, vaguedades y dejando al fisco sin armas y por supuesto a todos los mexicanos sin la posibilidad de pagar los impuestos de una manera más fácil y simple. La otra cara de la moneda es dejando pasar la oportunidad de darle viabilidad a los ingresos públicos y permitir el cálculo de los gastos y  la deuda a largo plazo, por tanto nos condenan a todos a vivir en la angustia de tener que estar pendientes de qué es lo que van aprobar ahora.

 

Datos sobre la ineficiencia de nuestro sistema fiscal abundan, primero la base de contribuyentes activos no crece, está estancada en poco más de seis millones desde hace 10 años, si bien hay registrados 18 millones sólo seis millones pagan tasa positivas. Segundo, el índice de evasión de impuestos en México es de alrededor de 40 por ciento, mientras que en países desarrollados es de 15 por ciento, según el SAT. Tercero, aquellos que pagan impuestos enfrentan 42 obligaciones fiscales por año en promedio, es decir hasta 42 trámites, lo que eleva el costo y favorece las prácticas de evasión. Cuarto, la cantidad de regímenes y extensiones, hace tan complicado el pago que se generan inequidades e incertidumbre. Y nos podríamos seguir con una enorme lista de problemas que nos llevan a una sola conclusión: es necesaria una reforma fiscal.

 

Pero lo que queda más evidente es el estado anárquico que se vive desde el punto de vista recaudatorio, aquellos que pagan impuestos pagan muchos y a tasas altas, los que no pagan, no pueden ser perseguidos y aquellos que viven en la informalidad tienen un país aparte, único donde el fisco no existe pero sí hay servicios públicos gratuitos, calles para vender, electricidad robada, agua, servicio de limpia, entre otros.

 

Si no combatimos estas prácticas estamos cortándole la mano y dejando sin herramientas al  gobierno para que éste recaude impuestos, si cada vez menos mexicanos pagan impuestos y seguimos tolerando que los que no paguen continúen disfrutando de los beneficios, pues el país va hacia el caos, los contribuyentes huyendo del terrorismo fiscal y los informales viviendo a sus cotillas en plena calle y a la vista de las autoridades, incluso con su complacencia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus