MIÉRCOLES, 7 DE MARZO DE 2007
Demócratas al volante

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

B. Sanchinelli y D. Martínez







“Izquierdas y Derechas, siguen enamoradas del Estado, de los presupuestos altos y del gasto fiscal irresponsable.”


La contundente victoria legislativa Demócrata en los Estados Unidos, en noviembre del 2006, ha dado lugar al cambio de mando en comisiones claves de las dos Cámaras del Congreso. En este contexto, a pocas semanas de este evento, diversos legisladores de primer nivel de las nuevas bancadas mayoritarias han criticado a la administración de la Casa Blanca por su descuido y falta de políticas activas hacia América Latina. Asimismo, y para sorpresa de aquellos que esperaban de los Demócratas un conjunto de posturas más moderadas hacia agendas como la relación con Venezuela y Cuba, tanto Nancy Pelosi y Harry Reid en su condición de máximas autoridades de la Cámara de Representantes y el Senado respectivamente, sostuvieron abiertas y duras críticas al eje establecido entre estos dos países. Tampoco dudaron en sumarlos al listado de actores que representan una amenaza a los intereses de los Estados Unidos en la región y en el mundo junto a Irán, Corea del Norte y Al Qaeda. Un status que la propia administración Republicana no les otorgó muy usualmente a lo largo de los últimos años, tal vez por la aspiradora de hombres, recursos y capital político en que se ha transformado la guerra en desarrollo en Irak. En el mismo sentido, los Demócratas se han mostrado propensos a seguir impulsando la ayuda económica a las ONG´s opositoras que actúan en Venezuela.

 

Otro aspecto destacable de los nuevos mandos Demócratas ha sido su predisposición a escuchar el asesoramiento de las agencias ligadas a la seguridad y la defensa. Una forma de críticas del “decisionismo civil y político” que la administración Bush hizo pesar por sobre la opinión y asesoramiento de los militares y de la misma CIA en casos como la guerra en Irak.

 

En cuanto a Irán y a su interacción con una causa clave para la justicia argentina tal como es la AMIA, la nueva mayoría en el Congreso de los Estados Unidos parece tener una agenda dura y activa. Al respecto, un legislador Demócrata posicionado en un cargo clave como Tom Santos impulsa una fuerte presión sobre la INTERPOL para efectivizar la detención de los iraníes y el libanés cuya captura internacional ha demandado la Justicia Federal de Buenos Aires. Cabe recordar que el caso AMIA, así como la reciente decisión de la Justicia de los Estados Unidos de acusar a Irán y a sus agentes del atentado de 1996 contra una base militar norteamericana en Arabia Saudita, son casos testigos que podrán ser de gran utilidad para una eventual justificación (junto a la supuesta ingerencia iraní en Irak y el programa nuclear) a una escalada contra Teherán a lo largo del 2007 y 2008.

 

En resumen, la llegada de la mayoría Demócrata trae consigo una agenda que dista de ser aislacionista o propia de “palomas”. Los decisores de nuestros países deberán tenerla en claro para evitar tomar decisiones sobre eventuales ascensos al poder en el 2008 de un Presidente de este sector político. Tal como lo informaron varios periódicos de primer nivel de los Estados Unidos a pocos días de las elecciones legislativas de noviembre pasado, parte sustancial de los nuevos legisladores Demócratas podrían ser definidos como poco ideologizados, pragmáticos y populistas en temas comerciales y sociales. Todo ello acompañado, por la voluntad de mejorar el uso del “soft power” de los Estados Unidos pulverizado durante la administración Bush sin por ello debilitar el “hard power”.

 

Por lo que apreciamos en el panorama político norteamericano, el chance de una nueva izquierda pragmática parece no existir. Y esto es la característica del resto del hemisferio, donde la incapacidad política, corrupción y mal manejo de la economía ha impedido el surgimiento de una izquierda liberal, donde sin dejar de por medio las grandes causas sociales y el amor por los mas necesitados, se reconozca que sólo una estructura de mercados abiertos puede generar el salto quántico del desarrollo. Izquierdas y Derechas, siguen enamoradas del Estado, de los presupuestos altos y del gasto fiscal irresponsable.

• Elecciones EU 2008

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus