LUNES, 16 DE ABRIL DE 2007
La fuerza del saber

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.”
Viktor Frankl


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias

Isaac Katz
• La buena y las malas

Arturo Damm
• Algunos datos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Edgar Piña







“Algunos especialistas identifican cuatro ámbitos en las que se pueden agrupar los síntomas de la discordancia entre el funcionamiento de las universidades y las exigencias del aparato productivo de los países: esfera ideológica, calidad de procesos y resultados, eficiencia interna y equidad.”


Existe la percepción en la opinión pública y en muchos expertos el convencimiento de que la educación superior, principalmente en los países menos desarrollados, ha venido padeciendo por décadas una severa crisis de adaptación a las nuevas condiciones del desarrollo económico, político y social.

 

Los síntomas de esta crisis persistente se manifiestan de distinta manera en cada país y en cada centro de estudios. Si se revisa la literatura, ensayos, informes y tesis de postgrado elaboradas al respecto, es posible encontrar, sin exagerar, toneladas de interpretaciones y propuestas en torno a esta problemática y resulta, a final de cuentas, sumamente difícil identificar argumentaciones y conocimientos susceptibles de ser aprovechados en el diseño de políticas y modelos educativos que faciliten la adecuación de los programas de estudio de las universidades a las demandas del desarrollo.

 

Algunos especialistas, sin embargo, identifican cuatro ámbitos en las que se pueden agrupar los síntomas de la discordancia entre el funcionamiento de las universidades y las exigencias del aparato productivo de los países. Estos ámbitos se refieren a la esfera ideológica, calidad de  procesos y  resultados, eficiencia interna y equidad.

 

En el terreno de las ideologías -que afecta con mayor fuerza a los estudios e investigaciones de las ciencias sociales-, es frecuente la persistencia de ideologías colectivistas cuya inviabilidad quedó demostrada en el último tercio del siglo pasado, pero continúan siendo enarboladas y contempladas en los planes de estudio de la mayoría de las universidades de los países no desarrollados.

 

En cuanto a la calidad de los procesos y resultados y la eficiencia interna, se puede afirmar que si bien los avances son importantes los tramos susceptibles de mejorarse son enormes y seguramente habremos de presenciar progresos significativos en los próximos años.

 

Finalmente, en el ámbito de la equidad se puede afirmar que es tal vez el más descuidado de todos y francamente no es mucho lo que se puede decir de ello, excepto que todo está por estudiarse, entenderse y practicarse.

 

Preocupadas y ocupadas las autoridades del Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora (CESUES) en esta problemática de la educación universitaria, han puesto en funcionamiento en los últimos años, más de media docena de programas de intercambio académico, movilidad estudiantil, certificación de profesores y postgrados, cuyos resultados ya están a la vista de la sociedad y los sectores productivos del noroeste de México.

 

El CESUES  ha firmado convenios de intercambio académico y está haciendo uso de ellos activamente, con ocho universidades de Estados Unidos de Norteamérica y  seis de Canadá.

 

Tiene varios años operando un programa de movilidad estudiantil con setenta universidades mexicanas, dentro del cual muchos sonorenses han cursado uno o dos semestres en distintas ciudades de nuestro país.

 

Con el vecino estado de Arizona, especialmente, tiene por lo menos tres programas que posibilitan que estudiantes de CESUES sean considerados como residentes legales si deciden y califican para realizar estudios semestrales en 18 colegios y universidades arizonenses.

 

En el campo del idioma inglés como segunda lengua este centro de estudios tiene varios años certificando maestros en la Universidad de Regina y perfeccionando el aprendizaje de sus alumnos en dicha universidad, en la de Algoma en Ontario y en el Colegio Comunitario de Vancouver, todos ellos en Canadá.

 

Es esta, sin lugar a dudas, junto a los esfuerzos por la calidad y la pertinencia educativa, la mejor respuesta a los retos de la educación del siglo XXI. ¡Enhorabuena!

 

• Educación / Capital humano

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus