JUEVES, 21 DE JUNIO DE 2007
El debate sobre los bloqueos

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“El efecto natural del comercio es el de llevar a la paz. Dos naciones que comercian entre sí se hacen recíprocamente dependientes.”
Juan Pablo Viscardo y Guzmán


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Ebrard, como sus predecesores en el gobierno capitalino, usan la maquinaria de gobierno precisamente para promover las movilizaciones, las cuales son organizadas por grupos afines a su partido, el PRD. Muchas veces las movilizaciones son tan pequeñas que por sí solas no podrían cerrar las vías primarias de comunicación, por lo que son los grupos de policía del gobierno capitalino los que cierran las vías con el fin de apoyar a los manifestantes.”


El tema de los bloqueos de vías públicas y accesos a oficinas públicas está empezando a llegar a donde los radicales de la política querían. Este miércoles 13 de junio, el secretario federal del trabajo, Javier Lozano, cuestionó la pasividad del gobierno del Distrito Federal cuando un grupo de aproximadamente 200 mineros bloquearon Periférico Sur a la altura de la Secretaría del Trabajo.

 

El jefe de gobierno Marcelo Ebrard, quien había venido buscando precisamente un enfrentamiento en este tema, al declarar días antes que quienes quieren que su gobierno reprima manifestaciones se van a quedar con las ganas, no sólo declaró que Lozano debería dedicarse a su trabajo sino que lo llamó “ignorante” de las leyes de la capital de la república.

 

Lozano, un abogado reconocido, respondió con una carta en la que señala que la Constitución y el Estatuto de Gobierno facultan al gobierno del Distrito Federal para aprobar y publicar normas de tránsito. También recalcó que la Ley de Cultura Cívica sanciona a quienes impidan el libre tránsito. Ebrard respondió con otra carta en que culpaba al gobierno federal por los conflictos que generan los bloqueos de vías públicas en el Distrito Federal.

 

La verdad es que Ebrard, como sus predecesores en el gobierno capitalino, parecen estar usando la maquinaria de gobierno precisamente para promover estas movilizaciones, las cuales son organizadas por grupos afines a su partido, el PRD. Muchas veces las movilizaciones son tan pequeñas que por sí solas no podrían cerrar las vías primarias de comunicación, como el Periférico, Insurgentes y Reforma, por lo que son los grupos de policía del gobierno capitalino los que cierran las vías con el fin de apoyar a los manifestantes.

 

¿Por qué piensa Ebrard que esto puede beneficiarlo políticamente? ¿No deberíamos suponer que la gente afectada por los plantones reaccionaría de manera negativa ante ellos?

 

Al parecer el razonamiento de Ebrard, como lo fue anteriormente de Alejandro Encinas y de Andrés Manuel López Obrador, es que el apoyo que generan las manifestaciones y plantones es superior a las molestias de aquellos cuyos derechos son afectados. Efectivamente, los grupos afines al PRD que organizan o participan en las manifestaciones, como la CNTE, los Panchos Villas, los sindicatos universitarios y muchos más, mantienen un control corporativista sobre miles de personas. Y en los momentos en que el PRD necesita votos salen a pagar los favores. Estos grupos fueron tradicionalmente manejados por el PRI, pero ahora han caído bajo control del PRD. Ésta es una de las razones por las que el PRD ha mantenido el control del Distrito Federal en los últimos años.

 

Pero la experiencia nos demuestra que esta apuesta puede ser muy arriesgada. Una de las razones por las que el PRD se vio obligado a levantar el prolongado plantón que mantuvo en Reforma en el verano del 2006 es porque percibió que el respaldo popular al partido se estaba deteriorando con rapidez. Esto mismo puede ocurrir si los plantones se siguen convirtiendo en una realidad cotidiana y llevan a la exasperación a una población que no puede ya acudir a sus empleos o a sus estudios ante la multiplicación de bloqueos y el apoyo que éstos reciben del gobierno capitalino.

• Distrito Federal / CDMX

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus