MIÉRCOLES, 27 DE JUNIO DE 2007
Lectura entre líneas

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“Una lectura entre líneas que no podemos evitar es el error, el grave error, de dejar los regímenes de exención en el impuesto al consumo intactos simplemente porque las fuerzas de oposición priísta, traumados con el fantasma de la roque-señal, no darán apoyo a la propuesta de cambio fiscal si se llegase a tocar el incorrecto tema del IVA.”


Nos comenta un estimado colega que debemos estar atentos a “leer entre líneas” la propuesta de reforma fiscal. Esta tiene, a pesar de los comentarios expresados por diversos opinadores, mayores ventajas que desventajas. Vale la pena esta lectura fina de las señales, y las consecuencias, del proyecto fiscal.

 

Consideremos la propuesta de una tasa única de 16% que sustituya el impuesto al activo. Esta propuesta representa un paso adelante hacia un régimen de tasa única, o sea, al estilo “flat tax”. Sin embargo, la propuesta parece muy compleja, y la tasa muy alta. Un sistema de tasa única depende, crucialmente, de la eliminación generalizada de privilegios, huecos, parches y misceláneas, a cambio de la elegante sencillez de una tasa pareja, baja y facilitadora de la actividad económica.

 

Ruth Richardson, arquitecta de la reforma estructural en Nueva Zelanda durante la década de los 90s, sostiene que uno de los costos menos visibles, pero más onerosos, que genera un sistema fiscal con distorsiones, es el costo de inestabilidad fiscal. Si mañana se cambia la nueva tasa única por otra, o la forma de aplicar el gravamen, o la sustitución del mismo por otro, simplemente porque hoy (hoy, hoy) debemos ser gradualistas, se tenderá a generar respuestas al sistema fiscal basado no en los criterios de competitividad interna, sino en como hacer frente a estos cambios, estas misceláneas del nuevo milenio.

 

Una lectura entre líneas que no podemos evitar es el error, el grave error, de dejar los regímenes de exención en el impuesto al consumo intactos simplemente porque las fuerzas de oposición priísta, traumados con el fantasma de la roque-señal, no darán apoyo a la propuesta de cambio fiscal si se llegase a tocar el incorrecto tema del IVA.

 

A este problema se le puede dar la vuelta. No es fácil, pero no es imposible: dar un subsidio directo por la vía del gasto, equivalente al doble de la nueva carga fiscal generada por la unificación del impuesto al consumo, a las familias donde mayor impacto cause esa unificación. De esta forma se neutraliza, incluso se premia, al contribuyente, con recursos necesarios, y más, para pagar el nuevo gravamen.

 

Nuestra lectura entre líneas es que no quisieron enfrentar el caso, o que se carece de la creatividad necesaria para hacer lo aparentemente imposible en una posibilidad real.

 

Nuestra lectura entre líneas es, simplemente, que hay un huecote fiscal a la vista, al término del sexenio, y que se debe apretar la tuerca fiscal al máximo para hacer frente a este hoyo negro potencial. Es primordial, así visto, que la autoridad eleve la recaudación. Sería igualmente primordial que la misma autoridad hiciera un esfuerzo en reducir gasto federal, por ejemplo, quitando grasa gubernamental, o multiplicidad de funciones, incluso un eliminando porcentaje reconocible de instancias burocráticas no productivas.

 

En la lectura de cualquier reforma, o propuesta de reforma, debemos recordar el diagnóstico del mediocre desempeño económico en nuestro país que nos ofrece Everardo Elizondo: “la causa real más importante del bajo crecimiento económico es una estructura institucional inadecuada, que impone altos costos de transacción a los agentes económicos y les impide realizar en plenitud su potencial productivo.”

 

Entre líneas, o al margen de las mismas, todavía no vemos una visión contundente de este precepto en los contenidos de la nueva propuesta de reforma fiscal.

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus