De capital importancia
Jul 4, 2007
Roberto Salinas

Aquelarre monetario

Aún con una unión monetaria, la tasa de crecimiento no podría ser más elevada sin una reforma estructural macroeconómica en el sistema judicial, el sistema de contratos, que respetara e hiciera valer la obligatoriedad de los contratos.

En la penúltima edición de sus estupendos “aquelarres económicos,” poco antes de despedir su colaboración con este foro, Manuel Suárez-Mier planteó una propuesta radical para acelerar el crecimiento económico en el país—la unificación monetaria. Esta idea se inspira por el ejemplo de España, cuyo ingreso a la zona euro significó una disminución notable de la tasa de interés real, con lo cual ha logrado tasas de crecimiento importantes, en los últimos años.

 

La propuesta de una unión monetaria norteamericana es la versión más extrema de un régimen cambiario fijo, en la medida que implica abandonar el peso como unidad de cuenta, y adoptar una unidad regional. El sólo hecho de sustituir paridades por una unidad en común impulsa el crecimiento en dos formas—primero, como señala Manuel, en bajar el riesgo monetario, y por ende en la reducción de tasas de interés.

 

Más importante, sin embargo, es el impacto en la reducción de todos los costos de transacción asociados con el tipo de cambio en el sector de bienes comerciables. Andrew Rose, en un importante estudio elaborado durante los debates sobre la dolarización, decía que el principal beneficio de una unificación monetaria o dolarización es la reducción de costos de transacción, y/o costos de oportunidad, asociados con el tiempo y el recurso que se debe dedicar a comprar futuros, especular, fijar contratos en tal o cual paridad, y demás actividades que desaparecen bajo una unión monetaria.

 

En el modelo de Rose, hay mayor crecimiento económico, por la vía de los bienes comerciables, en una zona con una sola unidad de cuenta, que en una zona idéntica pero con dos (o más) unidades de cuenta—aun cuando la volatilidad cambiaria de las paridades sea equivalente a cero.

 

Coincido con Manuel que dicha propuesta sería benéfica en el largo-plazo. Pero no estamos de acuerdo con su estimación de los potenciales impactos de dicha unión sobre el crecimiento, por vía de la tasa de interés real. Habría tasas reales mayores en México que el resto de América del Norte, aun con unión monetaria, por factores extra-monetarios que de todas formas inciden en la calidad del régimen de inversión.

 

En un estupendo estudio, publicado también hace unos años, Aaron Tornell, Frank Westermann y Lorenza Martínez proponían que, a pesar de la estabilidad lograda, a pesar de la apertura comercial y la liberalización financiera, la tasa de crecimiento no podría ser más elevada sin una reforma estructural macroeconómica en el sistema judicial, el sistema de contratos, que respetara e hiciera valer la obligatoriedad de los contratos.

 

Hoy por hoy, ser deudor es un paraíso financiero en nuestro país, conlleva grandes ventajas cuando llega el momento de hacer valer una deuda, el repago de principal, o todo el contrato en sí. Esto implica un aumento por arriba del rengo monetario determinado en las tasas de interés. Y, por lo mismo, es un factor que ni siquiera una unión monetaria a la “Nafta-plus” podría solucionar.

 

Extrañaremos los aquelarres de Manuel Suárez Mier. Uno podía diferir con él, pero siempre planteaba ideas serias, novedosas, como la unión monetaria norteamericana.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante