MIÉRCOLES, 30 DE NOVIEMBRE DE 2005
El imbecilismo político mexicano

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia? (II)

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• TMEC, feto proteccionista

Arturo Damm
• La rifa

Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: Incompetente y criminal

Arturo Damm
• T-MEC, ¿seguridad?

Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

David Martínez-Amador







“El futuro de México no está en continuar siendo un país estable, sino un país de crecimiento sostenido con un gobierno pequeño y efectivo.”


Persiste en América Latina una tradición caudillista, enamorada de los carismas de ocasión, inclinada a las dicotomías nacionalistas, que espera un personaje que inyecte nueva vida y la reproduzca frente a los enemigos supuestos y reales. Basta con echar un somero vistazo a la trayectoria del "comandante" Hugo Chávez para percatarse de qué modo esas tendencias se encarnan en un tipo humano que reúne en su personalidad los atributos de las armas, del lenguaje inflamado y del dinero que fluye a las arcas públicas. No hay, en efecto, populismo posible sin dinero a repartir. Esta por cierto, es la gran lección que la clase política mexicana no termina de entender.

 

Para que semejante operación llegue a puerto son necesarias la memoria cercana del derrumbe de los partidos tradicionales, de sus corruptelas e incoherencias, y la adhesión que ofrece una masa de electores desamparada y huérfana de liderazgos. Aquí es donde convergen las fracturas del vínculo social y del vínculo político. Sin esa explosiva coincidencia no habría, en rigor, crisis de representación. El populismo pretende soldar esa fractura creando, paradójicamente, una nueva polarización: a favor del populismo o, en contra del beneficio de los menos desposeídos. Las opciones se reducen de esta manera a un enfrentamiento personal. El eje del debate belicoso no lo conforman entonces programas y plataformas sino una sensibilidad política que en nada, beneficia la cultura política de nuestro país.

 

Gane quien gane, el tema de las reformas de segunda generación seguirá siendo primordial, si no lo es durante la campaña lo será, durante los primeros tres años de gobierno si es que, se pretende mantener la estabilidad que hemos alcanzado. Porque el futuro de México no está en continuar siendo un país estable, sino, un país de crecimiento sostenido con un gobierno pequeño y efectivo. No tardará la clase política mexicana en enamorarse de un nuevo slogan político: Las recetas no ortodoxas. Y entonces sí, seremos un laboratorio de tragedias, porque si ahora mismo no se ve ninguna propuesta inteligente, muchos menos las habrán cuando la campaña realmente inicie, lo que tendremos es todo un manual de operaciones equivocado. Y habremos perdido, la oportunidad de salir de la mediocridad.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus