JUEVES, 23 DE AGOSTO DE 2007
La "maestra", botón de muestra

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué rayos pinta la lidereza del SNTE, la dirigente magisterial, en una ceremonia a la que deben asistir los encargados y responsables de y por la educación impartida por el gobierno, comenzando por Josefina Vázquez Mota, pero en la cual no tiene asunto que desahogar la lidereza de los trabajadores de la educación?”


La imagen se reprodujo varias veces: Elba Esther Gordillo, la “maestra”, acompañando a Josefina Vázquez Mota, la secretaria de Educación Pública, en la ceremonia de inicio del nuevo ciclo escolar, 2007 – 2008, ambas en plano de igualdad, por lo menos espacial.

 

Antes de continuar, una pregunta y su respuesta. ¿Por qué entrecomillo la palabra maestra al relacionarla con el nombre Elba Esther Gordillo? Por una razón muy sencilla que tiene que ver con esta otra pregunta: ¿realmente es (en tiempo presente) Elba Esther Gordillo maestra? ¿Cuándo fue la última vez que se paró ante un grupo de estudiantes, no en alguna ceremonia oficial, sino en un salón de clases? ¿Cuándo fue la última vez que se tiznó la ropa de gis, apuntando y borrando, borrando y apuntando, en el pizarrón? ¿Cuándo fue la última vez que dedicó varias tardes a corregir, a conciencia, los trabajos y exámenes de sus alumnos? ¿Cuándo fue la última vez que invirtió tiempo para preparar sus clases? Es más, ¿qué materias imparte? En pocas palabras, ¿cuándo fue la última vez que trabajó como maestra? Elba Esther Gordillo, la “maestra”, ¿es maestra? Y si no lo es (insisto: en tiempo presente), ¿por qué no somos capaces de llamarle al pan pan y al vino vino?

 

Dicho lo anterior, retomo el hilo de este artículo, que parte de la imagen que todos vimos: Josefina Vázquez Mota, secretaria de Educación Pública, acompañada, en la ceremonia de inicio del curso 2007 – 2008, por la “maestra” Elba Esther Gordillo, la lidereza del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la dirigente magisterial, imagen ante la cual no puedo dejar de preguntar lo siguiente: ¿qué rayos pinta la lidereza del SNTE, la dirigente magisterial, en una ceremonia a la que deben asistir los encargados y responsables de y por la educación impartida por el gobierno, comenzando por Josefina Vázquez Mota, pero en la cual no tiene asunto que desahogar la lidereza de los trabajadores de la educación?

 

Muchos lectores dirán que me he vuelto loco, y que cómo es posible que cuestione la presencia y participación de Elba Esther Gordillo en la mentada ceremonia, ¡sobre todo tratándose de la dirigente magisterial! Ante tal reclamo yo insisto en la pregunta: la lidereza de los maestros, como tal, es decir, en su calidad de líder sindical, ¿pinta algo en una ceremonia como fue la del banderazo de salida del ciclo escolar 2007 – 2008? Porque una cosa es ser autoridad educativa, y otra muy distinta representante de los maestros para fines laborales. Sin embargo, la “maestra” actúa más como lo primero que como lo segundo, siendo que, al menos formalmente, es únicamente lo segundo.

 

Lo que sucede, como todo el mundo sabe, es que, más allá de lo formal, la “maestra” es más, mucho más, que una lidereza sindical, tal y como sucede con muchos otros “próceres” del movimiento obrero mexicano, que se han convertido en esa criatura, tan típicamente mexicana, que es el político – mafioso, o mafioso – político (el orden de los factores ¿alterará el producto?), factor de poder que no debe pasarse por alto, no solamente a la hora de discutir aquello que afecta a los trabajadores (desde el salario hasta las condiciones de trabajo, y que forma parte de sus legítimos intereses), sino, en el caso que hoy me ocupa, a la hora de diseñar, por ejemplo, la reforma educativa, siendo no solamente una fuente de consulta, sino el factor de poder que puede decidir si va o no va la reforma y, si va, en qué términos va.

 

Líderes sindicales, como la “maestra” Gordillo, son mucho más que eso, habiéndose convertido, con la venia de quienes se los permitieron, en factores de poder que responden a intereses de unos cuantos, siendo ese sindicalismo - político – mafioso,  mafioso – político -,  uno de los lastres que cargamos, causa de injusticias e ineficiencias y, sin duda alguna, motivo de asombro: ¿cómo sigue siendo posible? Por lo pronto, allí vimos a la “maestra” Gordillo, junto a la secretaria Vázquez Mota, en igualdad de circunstancias, por lo menos espaciales, “maestra” que es uno de los mejores botones de muestra de ese sindicalismo  político – mafioso o  mafioso – político.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus