LUNES, 26 DE NOVIEMBRE DE 2007
Venezuela: la abolición de las últimas libertades

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón

Arturo Damm
• Menor bienestar

Victor H. Becerra y Miguel A. Cervantes
• México aún necesita más, mucho más libre comercio


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Parece que el llamado del rey ha comenzado a eliminar “el miedo diplomático” que ha hecho presa a los líderes latinoamericanos respecto de los abusos de Chávez. Pero en México esto no ocurre. Calderón está empecinado en “besarle la mano” a los dictadores, entre ellos, claro, a Hugo Chávez. ¡Qué vergüenza!”


Vaya, al fin se sacudió la bisoñería el Presidente de Colombia, Álvaro Uribe. Sí, cayó en la trampa durante semanas al permitir a Hugo Chávez negociar con la guerrilla colombiana. Al fin se dio cuenta del verdadero espíritu sedicioso que arrastra el gorila rojo.

 

No, a Chávez no le interesa ningún proceso de paz en América Latina. Eso sólo se lo cree el despistado y lejano Presidente francés Sarcozy. Lo único que le interesa a Chávez es que su “revolución socialista” se propague al resto del continente al precio que sea. Ahí está la declaración del dictador que ya plasmó su plan de apoyar “movimientos alternativos” en México y América Latina. Esto no es más que el vil apoyo financiero para apoyar a guerrilleros y terroristas. Cuidado México.

 

Está por votarse el cambio constitucional que permitiría a Chávez ejercer una dictadura sin límite. Los venezolanos están en la antesala del infierno, pues además de permitirse la reelección indefinida, Chávez pretende consolidar su poder aboliendo ya de tajo toda la propiedad privada y enterrando las últimas libertades esenciales. Recordemos amigo lector, Chávez tiene como pendiente:

 

Decretar la gratuidad del servicio de salud privado y pasar a la nómina del Estado a todo el personal médico y auxiliar. La reforma chavista planea consolidar la expropiación de las edificaciones, instalaciones y equipos médicos pagando a sus propietarios sólo una pequeña parte de su valor. A ello se añadirá la abolición de la actividad aseguradora privada, dejando en la calle a todo el personal que labora en ella.

 

En materia educativa, Chávez pretende abolir la educación privada en todos sus niveles. Empezará con el nivel básico y culminará con la expropiación de todas las universidades privadas. Vaya, Chávez pretende tener adoctrinados a todos los venezolanos y la mejor manera de ello es secuestrando a todos los niveles educativos.

 

En materia de vivienda, hoy ya Venezuela es un completo desastre, pues ya nadie quiere arrendar sus departamentos y/o casas, pues corren el alto riesgo de ser despojados. La próxima reforma sólo legalizará este despojo. Se obligará que en las viviendas actualmente ocupadas por los propietarios legítimos se incluya a familias adicionales (escogidas, claro, por el séquito de Chávez) reservándose la familia propietaria sólo una habitación por cada tres miembros de la misma y haciendo uso común con los nuevos integrantes de todos los servicios de la vivienda. Vaya, despojando a unos para darle a otros. En general se abolirá toda clase de propiedad privada conservando los dueños actuales su titularidad (puro adorno) pero debiendo solicitar permiso al Estado para vender o comprar, al precio que determine el Estado y en caso de que sea aprobada. O sea, robo en despoblado.

 

En materia financiera, se pretende también abolir la propiedad privada de los bancos. Esto no es tarea fácil, pero un buen comienzo será eliminar la autonomía del banco de bancos, o sea, el banco central. De ahí comenzará el control al resto del sistema bancario. En cuanto al intercambio de moneda, se penalizará con cárcel la tenencia de divisas. Se prohibirá la titularidad de cuentas de divisas en el exterior obligando a sus dueños a repatriarlas y, en caso de negativa, se les aplicará pena de prisión. Se eliminará todo tipo de tarjetas de crédito o débito para su uso dentro o fuera del país. Vaya, igualito que en la Unión Soviética; a ver si en vez de cárcel no termina esto en fusilamientos masivos. Definitivo, medidas como éstas serían un retroceso gigantesco en las libertades financieras de los venezolanos, ya hoy de por sí mermadas con el férreo control de cambios que aplica Chávez.

 

La reforma pretende también eliminar la libertad de viajar de los venezolanos al resto del mundo (primero lo harán burocrático, como ya hoy de hecho sucede, y ya luego de tajo; sobre el gobierno recaerá la decisión de quién sí sale del país y quién no). Claro, al igual que en las dictaduras comunistas, a los gobiernos no les conviene que sus ciudadanos puedan salir del infierno, pues se quedarían sin pueblo a quien gobernar. Asimismo, tampoco les conviene que los ciudadanos vayan por ahí, de país en país denunciando los excesos de los regímenes totalitarios.

 

Finalmente, y para cerrar con broche de oro, a Chávez no se le pueden escapar las actividades religiosas. Se prohibirá cualquier clase de culto religioso fuera de los templos. Se prohibirá la catequesis dentro y fuera de los templos. Se prohibirá en toda Venezuela la existencia de seminarios y casas de formación religiosa. Se expulsará del país a todo el clero no nativo. “La religión es el opio de los pueblos,” era la frase favorita de los comunistas para prohibir la libertad de creer y cometer toda clase de crímenes. Chávez no es la excepción y pretende aplicar la misma receta represora.

 

Varios de los puntos arriba expuestos no han sido anunciados tal cuál por Chávez en su proyecto de reforma constitucional (claro no es tonto), pero de acuerdo con información confiable recabada por colegas liberales venezolanos, esas reformas permitirán de golpe y porrazo acabar con las últimas libertades esenciales en Venezuela. No hay que ser adivino, Chávez quiere que Venezuela sea la próxima Cuba.

 

Por el momento, Chávez no se la está viendo fácil, pues día a día se enfrenta a más venezolanos que salen a la calle a protestar. Más vale que lo hagan, pues de lo contrario tendrán que vivir bajo el yugo de la bota, bajo la esclavitud comunista de Chávez. No la tienen fácil los venezolanos, pues el gorilón está dispuesto a usar las armas contra su pueblo si es necesario. Por desgracia, quien esto escribe ve a la guerra civil como la única vía para deshacerse de Chávez. Ojalá me equivoque.

 

Primero fue el rey de España, luego Uribe y más recientemente la Presidenta chilena Bachelett, quienes han criticado (e invitado a callar) a Chávez.

 

Parece que el llamado del rey ha comenzado a eliminar “el miedo diplomático” que ha hecho presa a los líderes latinoamericanos respecto de los abusos de Chávez.

 

Pero en México esto no ocurre. Calderón está empecinado en “besarle la mano” a los dictadores, entre ellos, claro, a Hugo Chávez. ¡Qué vergüenza! Yo no sé, pero si Calderón se reúne con estos tiranos, para la otra la pensaré dos veces antes de votar por el PAN (en este partido ya se enojaron porque Fox declaró una verdad: que Chávez quiere ser el próximo Castro).

 

En México, el golpe al IFE (con su derivada ley de control de contenidos políticos) es en realidad un golpe a la libertad de expresión de los ciudadanos. Cuidado, ahí está la tragedia venezolana de ejemplo. El que los políticos cercenen las libertades ciudadanas, es sólo la antesala para que un dictador suba al poder y lo controle todo. Hoy la amenaza de López está muy mermada, pero ahí están, ahí están los políticos fascistas, sólo esperando una oportunidad para encumbrarse por encima de las voluntades ciudadanas. El golpe al IFE y la regulación a contenidos políticos de los medios es una mala señal. El andamiaje que sostiene a las dictaduras comienza poco a poco; una ley, un reglamento y/o cualquier reducto jurídico pueden dar pie a que en México en el futuro tengamos un Chávez. Ya de por sí los obsoletos artículos 25 al 28 de la Constitución son buen material que justifica la dictadura estatal. Lo del IFE y la ley de medios es otro paso, otro pasito para que México se “chavice”. No sé, pero no veo quién pare a nuestros politiquillos amantes del Estado gigante, del Estado censurador y controlador de la vida de los ciudadanos. Sólo hay que echar un ojo a Venezuela para aprender.

• Venezuela

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus