VIERNES, 30 DE NOVIEMBRE DE 2007
El PRD y la catedral

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Tanto el campanero de la catedral como las autoridades de la arquidiócesis de México afirman que simplemente se siguió el manual para estos casos. Los lopezobradoristas, sin embargo, al parecer no están habituados a asistir a misa o a escuchar los llamados a la iglesia a través de campanas.”


Independientemente de sus ideas religiosas, tanto el general Lázaro Cárdenas como el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas supieron siempre convivir con la Iglesia Católica. El uno y el otro representaban a una izquierda sensata y sensible a las aspiraciones y los deseos del pueblo llano mexicano, en contraste con la izquierda de hoy que asume posiciones radicales y muchas veces anticlericales.

 

Claramente Andrés Manuel López Obrador no es parte de esa izquierda sensible y sensata que representaron los Cárdenas. Él y sus simpatizantes han violentado muchas veces la ley y las instituciones. Lo hicieron tras su derrota electoral en Tabasco en 1994, cuando bloquearon pozos petroleros provocando pérdidas enormes a Pemex y al pueblo mexicano. Lo hicieron también en el 2006, tras su derrota en la elección presidencial, cuando bloquearon durante casi dos meses el Paseo de la Reforma y el centro histórico de la ciudad de México.

 

La actitud de este grupo ha llevado no sólo a enfrentamientos muy serios con los distintos gobiernos, del PRI o del PAN, a los que culpan de sus derrotas electorales, sino a últimas fechas también a una confrontación abierta con la Iglesia Católica. El punto culminante de este enfrentamiento tuvo lugar este pasado domingo, 18 de noviembre, cuando un grupo de unos 150 lopezobradoristas irrumpieron violentamente en la catedral metropolitana y aterrorizaron a los feligreses, principalmente mujeres, niños y ancianos, que se encontraban ahí para la misa de 12. La excusa para ese acto de violencia fue, supuestamente, que las campanas de la catedral repicaron durante demasiado tiempo y molestaron a los participantes de la llamada Convención Nacional Democrática de López Obrador.

 

Es difícil saber si realmente este tañido de las campanas fue excesivo. Algunos perredistas han dicho que el repicar duró nueve minutos mientras que otros han dicho que 12 y otros que 14 minutos. Tanto el campanero de la catedral como las autoridades de la arquidiócesis de México afirman que simplemente se siguió el manual para estos casos. Los lopezobradoristas, sin embargo, al parecer no están habituados a asistir a misa o a escuchar los llamados a la iglesia a través de campanas.

 

Poco importa, sin embargo, cuánto tiempo sonaron las campanas. El hecho es que esto no es motivo suficiente para irrumpir en un templo y golpear y amedrentar a ancianos, mujeres y niños. Las reacciones del PRD, mientras tanto, han ido cambiando. En un primer momento Gerardo Fernández Noroña, un hombre que ha participado en muchas de las movilizaciones contra el cardenal Norberto Rivera, dijo que la irrupción había sido producto de una provocación de las autoridades de la catedral. Después otros dirigentes perredistas han afirmado que seguramente los que protagonizaron el incidente eran agentes provocadores que no eran miembros del movimiento de López Obrador.

 

La verdad, sin embargo, es que en el último año ha habido 24 irrupciones en la catedral por parte de grupos radicales, varias de ellas encabezadas por Fernández Noroña y la actriz Jesusa, los dos reconocidos miembros del equipo de López Obrador. Es difícil afirmar que estas acciones no han sido avaladas o por lo menos toleradas por los dirigentes de este movimiento. A López Obrador, al parecer, le tiene sin cuidado antagonizar a la Iglesia Católica. Piensa que no tiene nada que aprender de los antiguos líderes de la izquierda sensata y sensible, como Lázaro y Cuauhtémoc Cárdenas.

• PRD

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus