Práctica económica
Dic 9, 2005
Juan Carlos Leal

Las buenas conciencias del Congreso

Los legisladores en México quieren lavar su conciencia y le ponen altos precios a todo lo que no les guste. En fin, que la conciencia de nuestros diputados nos sale demasiado cara.

Durante cinco años el Congreso de este país se ha dedicado a boicotear todo intento por hacer competitivo al país y por poner en marcha las reformas estructurales. Razones para esto siempre han sido políticas y nada más, por razones de partido o personales, sin argumento que valga en contra de estos pesados lastres. Pero en los últimos días se han dedicado no sólo a boicotear las reformas sino a dar marcha atrás a todo lo ganado en los últimos años, por razones de buena conciencia o vaya usted a saber por qué pues no podemos ver el alcance electoral de estas reformas al vapor, a saber: refrescos vitaminados para combatir la desnutrición, impedir la venta de alimentos chatarra en las escuelas, evitar alzas de precios de medicamentos, favorecer el cultivo de productos orgánicos. Mientras todo esto pasa, la reforma fiscal, la laboral y la energética duermen el sueño de los justos, se aprueban reformas incompletas del mercado de valores y una verdadera irracionalidad económica en el caso de las telecomunicaciones. El Congreso no sólo ha impedido las reformas sino que ahora toma las causas más disparatadas en sus manos e intenta imponer a los mexicanos y a los mercados nuevas formas de hacer moral.

 

Los refrescos vitaminados para evitar la desnutrición es el peor de los mundos pues el problema no es que se vendan refrescos sino que la gente los use como sustituto del agua o como única bebida, el problema es pues de una mala educación nutricional. Poner vitaminas a los refrescos es justificar el mal hábito y dar licencia a la población para que sigua abusando del consumo de refrescos, pero ahora con la conciencia tranquila pues estarán vitaminados.

 

Emitir una Ley para obligar al ejecutivo a establecer una oficina, a la que no se asigna presupuesto, sino que habrá que hacer reacomodos para poder generar economías y con ello cumplir el capricho de los Diputados se ha vuelto toda una moda este sexenio, así se crearon o desaparecieron de facto oficias o programas, pero en este caso todo parece arrevesado. Por medio de una Ley se va a fomentar: “la conversión, producción, procesamiento, elaboración, preparación, acondicionamiento, almacenamiento, identificación, empaque, etiquetado, distribución, transporte, comercialización, verificación y certificación de productos orgánicos”. Que además, “servirá para fomentar el desarrollo de los sistemas de producción; la recuperación de cuencas hidrológicas, aguas, suelos, ecosistemas y sistemas agropecuarios deteriorados por las prácticas convencionales de producción de alto uso de insumos agropecuarios”. Y sus objetivos serán a, reorientar los sistemas agropecuarios a las prácticas sustentables de los ecosistemas, el fomento de la producción de alimentos libres de sustancias dañinas al hombre y animales y contribuir a la soberanía y seguridad alimentarías en los sectores más desprotegidos”. Pero no dicen cómo se le va a hacer, pues los cultivos “orgánicos” han demostrado ser un fracaso a gran escala, no tiene más que un mercado reducido, de moda o de conciencia, saben igual pero son más caros, se ha demostrado la imposibilidad de certificar y etiquetar algo como verdaderamente “orgánico”, pero lo fundamental es que es un tema que le interesa a pocos y que desconoce las razones de mercado por las cuales no todos los cultivos son “orgánicos” o porque los cultivos más exitosos no son “orgánicos”. Pero en fin se trata de algo políticamente correcto y lo que agradecerán un par de ONG´s pero nadie más, sin embargo, representará un gran costo para todos los contribuyentes.

 

Prohibir la venta de alimentos chatarra en las escuelas, parece más una moda y otro motivo para que los diputados se sientan bien por no hacer nada por el país pero sí hacer algo por la niñez. Los mexicanos comemos chatarra en todos lados, igual que los europeos o que los norteamericanos, y es ahí donde se originó la fiebre por la prohibición de estas ventas. Como toda prohibición lo único que se provoca es que las ventas de las tienditas de las escuelas se caigan por no vender chatarra y que los niños se atasquen de estas golosinas al salir de la escuela comprando estos productos en la tienda de la esquina, en los puestos de mercado informal que se establecen desde que tengo memoria a la salida y por supuesto que siga trayendo de sus casas estas “odiosas” mercancías. Total nada va a pasar, pero eso sí los diputados se irán a dormir con la sonrisa de los justos.

 

Pero la más preocupante de todas las reformas legislativas de conciencia es el reestablecer el control de precios de los medicamentos. Con la intención de que los mexicanos que no tienen acceso a seguridad social no tengan que pagar precios excesivos por los medicamentos del cuadro básico se sujeta a control del gobierno el que no puedan aumentar los medicamentos básicos por encima de la inflación, que no es otra cosa que revivir el control de precios de los 70 y 80.  Además de negar toda posible razón de mercado para la determinación de los precios de cualquier mercancía se sobrepone una nueva regulación a otra ya existente que marca los precios máximos al público de los medicamentos. Pero los diputados vuelven a ignoran muchas cosas, quién será la autoridad responsable de verificar las alzas precios o el devastador mensaje que se le envía a los mercados al decir sus derechos no serán respetados pues los legisladores en México quieren lavar su conciencia y le ponen altos precios a todo lo que no les guste (lo controvertidos impuestos a los cigarrillos) o lo que sea socialmente sensible. En fin, la conciencia de nuestros diputados nos sale demasiado cara como país.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos