JUEVES, 31 DE ENERO DE 2008
Arrojar dinero al problema

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Arrojarle dinero a este problema no resuelve absolutamente nada. Al contrario, lo empeora. El consumo en Estados Unidos sigue siendo excesivamente elevado en comparación con los ingresos y los ahorros de ese país. La inyección de 150 mil millones de dólares a la economía, o a la reducción artificial de las tasas de interés, no hace más que profundizar los problemas fundamentales de la economía estadounidense.”


DAVOS, Suiza.- El gobierno de Estados Unidos quiere combatir el fantasma de la recesión arrojándole dinero. La oficina del presidente George Bush ha llegado a un acuerdo con los demócratas en el Congreso para realizar devoluciones fiscales por un monto total de 150 mil millones de dólares, incluso a aquellos que no han pagado impuestos. Esta medida se une al recorte de tasas de interés que ha ordenado ya la Reserva Federal o banco central de los Estados Unidos.

 

El tema es más político que económico. Lo que busca fundamentalmente el gobierno de Bush es evitar que la recesión pueda afectar las posibilidades del Partido Republicano en este año de elecciones presidenciales y federales. Pero las consecuencias negativas de la medida podrían ser negativas.

 

Aquí en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, una parte muy importante de los economistas europeos participantes han cuestionado las medidas anunciadas por el gobierno estadounidense para contrarrestar la recesión. Señalan que es natural que la economía mantenga sus ciclos de ascenso y de descenso y advierten que tratar de detener este ciclo natural de la economía puede tener consecuencias negativas para Estados Unidos y para el mundo.

 

La razón fundamental de la recesión en Estados Unidos radica en los desequilibrios fundamentales de la economía de ese país. Mientras los estadounidenses sigan gastando más de lo que ganan, mientras el gobierno de Washington siga repartiendo más dinero del que recauda, mientras la economía estadounidense siga importando más de lo que exporta en bienes y servicios, las semillas de la declinación se desarrollarán.

 

Arrojarle dinero a este problema no resuelve absolutamente nada. Al contrario, lo empeora. El consumo en Estados Unidos sigue siendo excesivamente elevado en comparación con los ingresos y los ahorros de ese país. La inyección de 150 mil millones de dólares a la economía, o a la reducción artificial de las tasas de interés, no hace más que profundizar los problemas fundamentales de la economía estadounidense.

 

Hace 10 años el consumo representaba el 67 por ciento del producto nacional bruto de los Estados Unidos. Hoy esta cifra ha ascendido a 72 por ciento. En China, en contraste, el consumo representaba el 50 por ciento del PNB, pero la cifra ha bajado ahora a casi 30 por ciento. Ninguna de estas situaciones es sostenible en el largo plazo. Ni el gobierno de China puede seguirle pidiendo a los consumidores que posterguen su consumo por el bien del país y para preservar una tasa de ahorro elevada, ni el gobierno de los Estados Unidos puede seguir impulsando una tasa de consumo que rebasa todos los niveles registrados históricamente.

 

Han sido muchos los temas que se han tratado en el Foro Económico Mundial de Davos: desde la cultura hasta el calentamiento global pasando por el gobierno corporativo y la filosofía. En esta ocasión, sin embargo, la turbulencia en los mercados financieros ha hecho que Davos recuerde su vocación original, que es el análisis de la economía y la globalización. En este sentido la aproximación de una recesión en los Estados Unidos ha creado la posibilidad de revisar muchas de las reglas fundamentales de la economía que algunos participantes consuetudinarios en Davos pensaban habían quedado obsoletas.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus