VIERNES, 1 DE FEBRERO DE 2008
De la recesión y sus "remedios" (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Además del paquete de “estímulos fiscales”, propuesto por Bush, Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, redujo la tasa de interés de 4.25 a 3.00 por ciento, con el fin, por lo menos supuesto, de desincentivar el ahorro e incentivar el consumo, y de estimular, por medio de la baja en el precio del crédito (la tasa de interés), las inversiones del sector privado. El fin es correcto, pero la pregunta es ¿qué tan eficaz resultará el medio?”


Además del paquete de “estímulos fiscales”, propuesto por Bush, Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, redujo la tasa de interés de 4.25 a 3.00 por ciento, con el fin, por lo menos supuesto, de desincentivar el ahorro e incentivar el consumo, y de estimular, por medio de la baja en el precio del crédito (la tasa de interés), las inversiones del sector privado. El fin es correcto, pero la pregunta es ¿qué tan eficaz resultará el medio?, sin olvidar que, al final de cuentas, se trata de la manipulación de un precio, y de uno que es importante - el del precio del crédito -, que permite el intercambio entre aquellos a quienes les sobra dinero (ahorradores) y aquellos a quienes les falta (comenzando por muchos inversionistas).

 

¿La baja, ¡ordenada por las autoridades!, de la tasa de interés, desincentiva el ahorro e incentiva el consumo? Para responder hagamos el siguiente ejercicio. Supongamos, uno, que a una tasa de 4.25 por ciento yo estoy dispuesto a ahorrar, es decir, a prestarle mi dinero a alguien a cambio de ese “premio”. ¿Qué sucede? Que yo dejo de gastar para que alguien más gaste, dándose así una reasignación del gasto, pero no un incremento del mismo. Supongamos, dos, que bajan (que no es lo mismo a que baje) la tasa de interés de 4.25 a 3.00 por ciento, y que a esa nueva tasa no estoy dispuesto a ahorrar, por lo que no presto mi dinero. ¿Qué sucede? Que alguien más deja de gastar el dinero que yo le hubiera prestado si la tasa de interés fuera 4.25, dinero que entonces gasto yo, dándose así, nuevamente, una reasignación del gasto, pero no un aumento en el mismo.

 

Una baja en la tasa de interés, sobre todo cuando ha sido ordenada por la autoridad, incentiva, a quienes tienen capacidad de ahorro, a que no ahorren y a que, por el contrario, gasten, todo lo cual, siendo cierto, resulta ser solamente un parte del asunto. ¿Cuál es la otra? El gasto que deja de realizar aquel a quien, con la tasa de interés más alta, se le hubiera prestado el dinero. Al final de cuentas la cantidad gastada sigue siendo la misma.

 

Tomando en cuenta todo lo dicho, ¿podemos afirmar que una baja en la tasa de interés, sobre todo cuando es ordenada por la autoridad, tendrá como resultado un mayor gasto? No. Entonces, ¿por qué se hace? Una posible respuesta es: para incentivar las inversiones de los particulares. ¿Se logra? Veámoslo.

 

Si baja la tasa de interés, que no es otra cosa más que el precio del crédito, los empresarios que necesitan dinero prestado para invertir estarán más dispuestos a solicitarlo, por lo que la demanda por crédito aumentará. Hasta aquí todo bien, pero lo dicho hasta aquí es, solamente, una cara de la moneda. ¿Cuál es la otra? La oferta de crédito que llevan a cabo los ahorradores, a quienes hay que preguntarles si, a una menor tasa de interés, están dispuestos, no solamente a seguir ahorrando lo mismo que antes de la baja, sino a incrementar su ahorro (oferta de crédito) con el fin de hacer frente a la mayor demanda por el mismo de parte de los empresarios. ¿Lo estarán? Difícilmente, lo cual quiere decir que los empresarios no encontrarán todo el crédito que están dispuestos a demandar a la nueva tasa de interés. ¿Cuál es la solución a este problema de escasez de crédito? El aumento en el precio del crédito, es decir, en la tasa de interés.

 

Continuará.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus