MARTES, 5 DE FEBRERO DE 2008
El México anacrónico y el México moderno

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Veo “dos Méxicos,” el primero representado por mexicanos arcaicos en su visión económica de país, rodeada de intereses obscuros y, un segundo grupo minoritario de mexicanos, pero con un enorme potencial de crecimiento, que creen en el libre mercado con fronteras abiertas a todo el mundo, un grupo de mexicanos jóvenes que viven de su esfuerzo diario en los mercados laborales privados.”


Veo a López y sus secuaces actuar y tratar de secuestrar el progreso de los mexicanos, veo a un PRI y un PAN tratando de llegar a acuerdos, pues con el PRD no hay nada que hacer, pero sobre todo veo a “dos Méxicos,” el primero representado por mexicanos arcaicos en su visión económica de país, rodeada de intereses obscuros y, un segundo grupo minoritario de mexicanos, pero con un enorme potencial de crecimiento, que creen en el libre mercado con fronteras abiertas a todo el mundo, un grupo de mexicanos jóvenes que viven de su esfuerzo diario en los mercados laborales privados.

 

A continuación expongo los puntos de vista de ambos “Méxicos.” Empiezo por el anacrónico.

 

La semana pasada fue común oír en la zona centro de la Ciudad de México las siguientes expresiones: ¡Huelga nacional!, ¡Sin maíz no hay país!, ¡Arriba el aborto!, ¡Abajo la ley del ISSSTE!, ¡No a la privatización de PEMEX!, ¡Abajo el TLC!, ¡Muera el neoliberalismo!, etc., todas reivindicaciones de nuestra “culta izquierda lopezobradorista,” que nada, nada tienen que ver con los campesinos pobres de México. Sí, salieron los chantajistas a la calle, sí, esos que nada tienen que ver con los pobres y sí en cambio con grupos sindicales corruptos, con buscadores de rentas agrícolas (parásitos chupeteadores que desean nuestro dinero para seguir siendo improductivos y por supuesto poder quemar tractores en las calles), con seudo estudiantes y seudo profesores, con políticos dinosaurios, ah, eso sí, todos seguidores del Mesías tropical.

 

Con ello se dejan ver esos mexicanos idiotas económicos que, claro, no saben ganarse la vida honestamente en el mercado. Este grupo es el que apoya a López y al PRD. Para estos idiotas económicos el Estado debe:

 

  • Subsidiar a todo mundo empezando por los campesinos (en realidad se trata de subsidios a oscuras organizaciones como la CNC y el Barzón).
  • Proseguir con los ineficientes monopolios energéticos.
  • Decretar aumentos salariales de emergencia.
  • Crear leyes especiales que otorguen privilegios y tratos especiales a mujeres e indígenas.
  • Crear toda clase de aranceles y subsidios para “proteger a la industria nacional” de la “nefasta competencia extranjera.”
  • Consolidar más apoyo (subsidios) a “canacintros” y “concaminos” para que la planta productiva nacional sea más competitiva.
  • Cancelar el TLC con EU y Canadá, o ya de perdis, presionar para reabrirlo.
  • Cancelar todo trato con EU y acercarse intensamente con los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Cuba.
  • Creación de más plazas para profesores en todos los niveles educativos.
  • Proseguir con las ineficientes y onerosas leyes laborales.
  • Subsidiar con más recursos a los ineficientes IMSS e ISSSTE
  • Otorgar más y más dinero para la deficiente educación pública.
  • Cobrar altos impuestos a los más ricos para dizque redistribuirlos entre los más pobres.
  • Impedir que llegue inversión extranjera directa.
  • Correr a todo lo que huela a trasnacional.
  • Garantizar un gasto público cuantioso cuando haya recesión en EU.
  • Expropiar las propiedades de los que más tienen para “saldar” la deuda con los más pobres.
  • Garantizar que haya igualdad de resultados (todos debemos ganar lo mismo).
  • Crear nuevos elefantes blancos al estilo de CONASUPO y BANRURAL
  • Que hay cosas gratis en la economía.
  • Declararle la guerra en general a todo lo que huela a mercado.

 

Sí, estos son los grupos producto de décadas de pésima educación en todos los niveles. Son la más pura expresión de un sistema corrupto que gobernó al país durante más de siete décadas.

 

Las consignas arriba señaladas son la receta ideal para proseguir en el subdesarrollo eternamente. México ya aplicó varias de esas medidas y el resultado fue funesto: monopolios estatales ineficientes y quebrados, monopolios privados expoliadores del consumidor, endeudamiento masivo y devaluaciones continuas. Eso sí, el pan de cada día era fuga de capitales, inflación, estancamiento y pobreza, todos vocablos conocidos por los mexicanos que nacieron antes de la década de los años noventa.

 

Los mexicanos modernos y educados, que los hay sobre todo entre las nuevas generaciones (y que son por desgracia aún minoría) piensan lo siguiente acerca de lo que debe hacer el Estado mexicano:

 

  • Evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de subsidio. De plano, si hay que darlos, deben ser focalizados y temporales con un intenso monitoreo.
  • Abrir al capital privado a todas las ineficientes y corruptas paraestatales, comenzando por PEMEX.
  • Fomentar una intensa competencia entre los diversos sectores de la economía empezando por el campo mexicano.
  • Permitir que los salarios suban únicamente en función de la productividad de los factores de la producción.
  • Evitar a toda costa los salarios mínimos, pues no sirven para nada y en todo caso abusar de dicho esquema podría crear desempleo.
  • La inflación es creada por los gobiernos y debe ser evitada a toda costa mediante un eficiente y autónomo banco central.
  • Evitar el endeudamiento irresponsable y guardar disciplina en las finanzas públicas.
  • Garantizar que la economía esté abierta al mundo y en la mayor medida de lo posible dar la bienvenida a verdaderos acuerdos de libre comercio.
  • Crear un ambiente institucional propicio que atraiga agresivamente inversión privada extranjera.
  • Garantizar que hombres y mujeres, independientemente de su condición étnica y social sean iguales ante la ley.
  • Alejarse de dictadores como Chávez y Castro e intensificar más relaciones con EU, Canadá y Europa.
  • ­Permitir a más proveedores de medicina privada entrar a competir más libremente con los elefantes blancos del IMSS e ISSSTE.
  • Hacer que los burócratas rindan cuentas claras sobre sus tareas.
  • Tener un presupuesto público austero en donde se asignen recursos a las necesidades más urgentes.
  • Proteger cualquier abuso contra la propiedad privada de una persona.
  • Abandonar lo más que se pueda la producción de bienes privados y concentrarse en la calidad y aprovisionamiento de los bienes públicos.
  • Que nada es gratis en la economía.

 

Sí, está probado, el seguimiento de la mayoría de estos puntos lleva a las naciones a estadios de desarrollo avanzados, a reducir la pobreza drásticamente (ojo, porque la meta de pobreza cero es una estupidez, pues los seres humanos no somos iguales y tenemos y cosechamos distintos talentos).

 

Ahí está la visión de los “dos Méxicos,” el anacrónico que se niega a morir, y el nuevo, que puja, pero que necesita darse más a notar para no ser tragado por el primero. Ya veremos si queremos en serio entrarle al desarrollo económico ó seguir siendo cachorros del desarrollo económico.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus