MARTES, 1 DE ABRIL DE 2008
Neurastenia latinoamericana

Según usted, el fin del empresario es...
Crear empleos
Generar utilidades
No sé



“A las personas no se les clasifica por ideologías políticas. La clasificación es por cómo obtienen los satisfactores para sus necesidades. Arrebatando a otros (legal o ilegalmente) o sirviendo a otros (intercambiando bienes, servicios, trabajo).”
Gustavo Villegas

Hernán Felipe Errázuriz







“Los mandatarios latinoamericanos, temerosos de los acontecimientos, exigieron explicaciones al Presidente Uribe, sin reclamar a Ecuador por los campamentos de las FARC en ese país ni a Chávez por el apoyo que les brinda.”


Santiago de Chile (AIPE)- Cuando el ejército colombiano cruzó poco más de mil metros de la imperceptible frontera con Ecuador, casi simultáneamente Chávez y Castro traspasaron la delgada línea que los separa de la histeria. Y, entonces, los demás mandatarios latinoamericanos, temerosos de los acontecimientos, exigieron explicaciones al Presidente Uribe, sin reclamar a Ecuador por los campamentos de las FARC en ese país ni a Chávez por el apoyo que les brinda.

 

El extraño espectáculo de contradicciones, polémicas e insultos culminó como si nada, a los pocos días. Silenciosos quedaron los ardientes teléfonos rojos utilizados para reclamar a Uribe y calladas fueron las trompetas de guerra que dijo haber oído Castro. Sin rumbos quedaron los despliegues de tropas ecuatorianas y los tanques, batallones, aviones Sukhoi y la guardia nacional del estado Carabobo, alistados por Chávez. Superadas quedaron también las expulsiones de embajadores dispuestas por Cuba, Venezuela y Nicaragua. El Armagedón y las paranoias se habían esfumado. En todo caso, ningún presidente sudamericano se atrevió entonces -ni ahora- a calificar de terroristas a las FARC, como lo hacen la Unión Europea y Estados Unidos. Nuestros jefes de Estado prefieren ignorar que esa organización practica chantajes, secuestros, asesinatos y narcotráfico, y llamarlos beligerantes en vez de terroristas, y olvidarlo todo.

 

Los abrazos y reanudación de relaciones diplomáticas subsiguientes, que parecen inexplicables, tienen algunas razones. Los presidentes más moderados reconsideraron su parcialidad y precipitación iniciales. Resultaron insoslayables las evidencias de la intromisión en la soberanía de Colombia desde numerosos campamentos de las FARC ubicados en Ecuador, y el apoyo material que les prestaba Chávez, ahora registrado en discos duros. Más importante, la acción colombiana fue un serio revés para las FARC; la estrategia de legitimarlas fracasó. De casus belli han pasado a ser un caso fallido. Los guerrilleros están arrinconados, han perdido la mística, no tienen qué ofrecer al pueblo colombiano y están dedicados a delitos comunes y a las recompensas en dinero.

 

Que Fidel siga afiebrado, las FARC en retirada, Chávez replegado y los presidentes reconciliados no significan que el conflicto haya terminado. Los protagonistas siguen vigentes, los terroristas armados y los secuestrados sin libertad. Lo deseable es que, si se repite algo parecido, no nos precipitemos y que la cordura se imponga desde el comienzo por sobre las reacciones histéricas y las paranoias caribeñas.

 

___* Abogado chileno, ex ministro de Relaciones Exteriores.

© www.aipenet.com

 

• FARC

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus