MARTES, 20 DE MAYO DE 2008
IMCO: ¿La Iglesia en manos de Lutero?

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Al frente de la promoción de la competitividad, y por lo tanto de la competencia, deben estar sus principales beneficiados, los consumidores, no los empresarios, quienes, obviamente, también son consumidores, pero quienes en tales temas piensan y actúan más, mucho más, como empresarios que como consumidores.”


La Comisión Federal de Competencia, la CFC, cuya misión es, haciendo valer la Ley Federal de Competencia Económica, garantizar la competencia en todos los mercados, es decir, velar por los intereses de los consumidores, ha propuesto, acertadamente, la eliminación de todos los aranceles a la importación de mercancías, con el fin de elevar los niveles de competitividad de las empresas que operan en el país, propuesta que parte de reconocer, uno, que allí donde no hay competencia lo que existe, por definición, es la incompetencia y, dos, que los aranceles (impuestos que gravan a las importaciones elevando su precio), limitan la competencia y las posibilidades de mayor competitividad – menores precios, mayor calidad y mejor servicio -, todo ello a favor de los consumidores.

 

El arancel promedio, en México, es del 13.28 por ciento, muestra de lo mucho que falta para tener verdadero libre comercio, en el cual el arancel es cero y cero cualquier otra barrera no arancelaria. ¿Libre comercio? ¡Por favor! Por lo menos seamos capaces de llamarle al vino, vino, y al pan, pan.

 

Ni tardo ni perezoso el Consejo Mexicano de Comercio Exterior, el COMCE, se opuso a la propuesta de la CFC, alegando que la protección arancelaria debe permanecer en sectores como el textil, el agropecuario, el del calzado, el del vestido y el del acero, mismos que, ¡a más de veinte años de iniciada la apertura comercial!, no han logrado la competitividad, y muestra de ello es la demanda de protección arancelaria. ¡Qué vergüenza! 

 

Lo interesante del caso es que quien preside el COMCE, Valentín Díez Morodo, es quien preside también el Instituto Mexicano para la Competitividad, el IMCO, lo cual, ya se ve, es tanto como poner la iglesia en manos de Lutero, es decir, a un empresario encabezando los esfuerzos a favor de la competitividad, la cual requiere, a manera de condición necesaria, de la competencia, competencia que va en contra de los intereses de cualquier empresario, para quien, a menor competencia mayor ganancia, ¿y qué empresario le hace el feo a una utilidad mayor?

 

Leo, en la página del IMCO, que el mismo es “un centro privado de investigación aplicada dedicado al estudio de los temas que afectan la competitividad de las empresas del país en un contexto de economía abierta de mercado”. En  un contexto de economía abierta de mercado,  ¿y su presidente se opone a la eliminación de aranceles?

 

Al frente de la promoción de la competitividad, y por lo tanto de la competencia, deben estar sus principales beneficiados, los consumidores, no los empresarios, quienes, obviamente, también son consumidores, pero quienes en tales temas piensan y actúan más, mucho más, como empresarios que como consumidores, y a las pruebas me remito: el presidente del IMCO se opone a que, por obra y gracia de la eliminación de aranceles, ¡y a más de veinte años de iniciada la apertura comercial!, se genera más competencia, condición necesaria de la competitividad, siempre en beneficio de los consumidores. ¿No será que, efectivamente, la iglesia está en manos de Lutero?

 

Pregunta: ¿no considera el señor Díaz Morodo que las cervezas del Grupo Modelo, comenzando por la Corona, deberían de entrar a cualquier mercado libres de todo arancel? Y si es así, el buen juez ¿por dónde empieza?

 

PD Revise usted, lector, cuántos representantes de los consumidores, es decir, personas no ligadas directamente a alguna empresa, hay en el Consejo del IMCO: http://www.imco.org.mx/consejeros.php.

 

 

• Competencia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus