MARTES, 3 DE JUNIO DE 2008
El Estado benefactor corrompe

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Tibor R. Machan









“El Estado benefactor promueve la corrupción de la responsabilidad individual: Es humano dar ayuda temporal a quien se equivoca, pero eso no es lo mismo que fomentar que cientos de miles vivan indefinidamente del esfuerzo de quienes trabajan y son responsables.”


Los Ángeles (AIPE)- Los mayores receptores de ayuda gubernamental no son las madres solteras ni la gente muy pobre, sino grandes empresas con buenos contactos políticos que reciben subsidios, protección de la competencia extranjera y las rescatan si hacen malos negocios. Todo eso es ilegítimo e injusto.

 

En 1970 publiqué “Justicia y el Estado benefactor”, un ensayo demostrando que el Estado benefactor destruye la necesaria conexión entre causa y efecto, promoviendo la injusticia. La gente que se gana la vida no se queda con el dinero que gana con su esfuerzo, mientras que aquellos que no lo hacen tienen al gobierno saqueando a los demás para beneficiarlos.

 

Claro que se puede ayudar a los demás sin injusticias, cuando otros contribuyen voluntariamente para ayudar a quienes lo necesitan, a menudo por poco tiempo. Esa generosidad, caridad y filantropía es frecuente y apropiada entre los seres humanos. Lo que no es eficiente ni apropiado es la extorsión de dinero por parte de políticos y burócratas para financiar empresas fracasadas y a gente que se acostumbra a vivir de la caridad gubernamental.

 

Otro resultado del Estado benefactor es que promueve la corrupción de la responsabilidad individual. A millones se les dice que pueden actuar irresponsablemente, no practicar la virtud ni la moral ni la prudencia porque otros pagarán por sus errores. Es humano dar ayuda temporal a quien se equivoca, pero eso no es lo mismo que fomentar que cientos de miles vivan indefinidamente del esfuerzo de quienes trabajan y son responsables.

 

Parte de la tragedia es que a millones de niños se les está inculcando que ellos no son responsables de su propio futuro y que los funcionarios y políticos estarán siempre a su lado para que cuenten con lo necesario.

 

Claro que el Estado benefactor nada tiene que ver con generosidad, compasión ni caridad porque se fundamenta en redistribuir lo que pertenece a otros. El Estado benefactor tiene más bien que ver con utilizar la fuerza para transferir la propiedad perteneciente a ciertos ciudadanos para ser redistribuida por quienes buscan conseguir apoyo político de determinados grupos en las próximas elecciones.

 

¿Por qué tanta gente se endeuda más de lo que va a poder pagar? ¿Por qué se inician empresas con insuficiente capital? En parte, quizás, porque la educación pública enseña que no hay que preocuparse mucho por el futuro, ya que siempre tendremos a un gobierno benefactor que nos protegerá.

 

Así, además de corruptor, el Estado benefactor promueve creencias falsas sobre lo que se requiere para alcanzar el éxito en el ámbito personal y familiar, en los negocios y como país.

 

___* Profesor de Chapman University.

© www.aipenet.com

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus