MIÉRCOLES, 26 DE NOVIEMBRE DE 2008
Obama, Tim, Larry y Nancy Pelada

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“Hasta ahora, a pesar de la retórica “contra-cíclica” de un paquete de estímulo, las designaciones de Obama merecen todo el beneficio de la duda.”


Las primeras designaciones del principal equipo económico de Obama reflejan una tendencia hacia el pragmatismo—en específico, la necesidad de adoptar políticas que logren mitigar los impactos financieros y económicos de la crisis actual.

 

Había un temor, muy importante, que la administración de Obama tomara medidas ideológicas, sobre la salida fácil del proteccionismo, para enfrentar la crisis. Tendría, en esta salida fácil, a su mejor aliada en la reina del mercantilismo, Nancy Pelosi, que se ha comportado como una verdadera analfabeta salvaje (Nancy Pelada) en su tratamiento del comercio de la economía estadounidense con sus socios al sur de la frontera—al tenor de que a menos que mejoremos como seres humanos, en nuestra ley laboral, en ecología, en combate al crimen, los latinoamericanos no somos dignos de comerciar con los gringos.

 

O algo así, muy similar, que esconde todo un nido de intereses especiales, favores y corrupción sofisticada. Sin embargo, en materia de comercio exterior, el mensaje hacia el resto del hemisferio es clave: o tomamos en serio los beneficios de la integración, y con ello la enorme flexibilidad que representan, sobre todo en tiempos tan difíciles, o damos paso a un desorden económico generalizado, la ley de suma negativa, todo en perjuicio de la democracia de los consumidores.

 

Hasta ahora, a pesar de la retórica “contra-cíclica” de un paquete de estímulo, las designaciones de Obama merecen todo el beneficio de la duda.

 

Lawrence Summers, el famoso (a veces odioso Larry), es un experto probado en manejo de crisis. Una de sus premisas es que el comercio exterior representa una ecuación de suma positiva. Otra premisa capital es que un episodio de bonanza debe interpretarse como transitorio, de ingresos extraordinarios, mientras que un episodio de contracción de inversión debe interpretarse como un caso permanente, de egresos perdidos para siempre.

 

No que suceda así, pero la fórmula es contundente para manejar riesgos. Es mejor prevenir que lamentar. Vaya, si así hubieran escuchado banqueros de inversión, agentes financieros, aseguradoras, y tantos otros que se emborracharon con la permanencia de un mercado alcista en el valor de los activos, tolerante, incluso, de chatarra “tóxica.”

 

Timothy Geithner, quien será la próxima cabeza en el Tesoro, fue parte del equipo de Robert Rubin bajo la administración de Clinton, quienes en ese entonces insistieron en dos reglas de oro: no se puede gastar más de lo que se tiene (el presupuesto federal debe buscar un equilibrio, y si es posible, un superávit) y hablando se entiende la gente (se debe dar importancia capital al manejo de señales y de expectativas ante los mercados, o sea, se debe desarrollar una estrategia de comunicación clara y contundente). A pesar de toda la retórica sobre paquetes de estímulo, Geithner probablemente buscará primero generar espacios de ahorro presupuestal antes de impulsar un aumento de impuestos. El fin será, en todo momento, atacar el déficit fiscal.

 

Una de las plazas más interesantes, pero menos comentadas, fue la de Christina Romer, al frente del Consejo de Asesores Económicos. Romer, la extraordinaria profesora de economía de la Universidad de California, presentó un famoso ensayo en uno de los foros de Jacksonhole, hace ya una década, donde explica cómo los aumentos en medios de pago, si bien superficialmente parecerían dar estímulo a la demanda, sólo logra transferir recursos de un sector social a otro—y casi siempre, en perjuicio de los que menos tienen. A la larga, la política de mayor impacto social es la que garantiza baja inflación.

 

Este punto, los mexicanos, lo tuvimos que aprender por las malas.

• Elecciones EU 2008

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus