JUEVES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2008
¿Guerra o paz?

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Carlos Ball









“Una cosa es lealtad a la patria y otra muy diferente es lealtad a políticos que ejercen transitoriamente el poder. Los más grandes y respetados patriotas de la historia fueron rebeldes que combatieron los abusos de reyes, políticos y gobernantes.”


Miami (AIPE)- En mis tiempos de estudiante solía estar en desacuerdo con los pacifistas que desfilaban con grandes pancartas en oposición a la guerra en Vietnam (1959-1975). Hoy pienso que tenían razón. Unos 58 mil soldados norteamericanos murieron en esa guerra que Estados Unidos perdió y más de 308 mil fueron heridos. La intervención americana había comenzado en 1950, con el envío de asesores militares para respaldar a Vietnam del sur contra los comunistas de Vietnam del norte. Los comunistas ganaron en el campo de batalla, pero su sistema fracasó y el gobierno de ese país hoy busca más bien la integración y el intercambio económico con el resto del mundo.

 

Durante años, los neoconservadores acusan de falta de patriotismo a aquellos que se oponen a la guerra en Irak, pero el verdadero patriotismo nunca ha significado bajar la cabeza y aceptar lo que políticos y gobernantes nos quieran imponer. Por el contrario, patriotismo es defender lo que verdaderamente conviene al país. Ninguna de las razones que se dieron para enviar tropas a Irak resultaron ciertas y más de 4.200 soldados norteamericanos han muerto desde la invasión, en marzo de 2003.

 

Una cosa es lealtad a la patria y otra muy diferente es lealtad a políticos que ejercen transitoriamente el poder. Los más grandes y respetados patriotas de la historia fueron rebeldes que combatieron los abusos de reyes, políticos y gobernantes.

 

Bajo la falsa bandera de “seguridad nacional” mueren compatriotas y se malgastan fortunas que empobrecen a la ciudadanía y a futuras generaciones. Por eso, los verdaderos patriotas se oponen a guerras innecesarias, que poco o nada tienen que ver con defender la nación, sino que más bien fomentan el odio de extranjeros y de miembros de otras religiones. En ese sentido, la guerra en Irak ha hecho más daño que bien al bienestar y a la seguridad de Estados Unidos.

 

Parte del trágico error es la creencia de muchos políticos en Washington que, como líder mundial, Estados Unidos tiene la obligación moral de imponer al resto del mundo lo que es bueno y combatir lo malo. Un trágico ejemplo de ello es la guerra contra las drogas, la cual solamente ha logrado multiplicar las ganancias de los narcotraficantes y reducir la ayuda médica que reciben los desdichados drogadictos.

 

La llamada guerra contra el terror y la guerra contra las drogas no han logrado otra cosa que disparar los gastos del gobierno y el poder de burócratas, dañando las libertades civiles. Milton Friedman mantenía que sin la criminalización de las drogas habría “la mitad de cárceles, la mitad de reclusos, diez mil homicidios menos al año…”.

 

La Constitución en ninguna parte establece que Estados Unidos debe actuar como policía del mundo ni tampoco que el ciudadano no puede hacer con su cuerpo lo que le dé la gana, a menos que con ello viole algún derecho de los demás.

 

En este país, lo mismo que en América Latina, el mayor problema es el crecimiento exagerado del estado y de la cada día mayor intromisión burocrática en la vida y la propiedad de los ciudadanos.

 

___* Director de la agencia AIPE.

© www.aipenet.com


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus