JUEVES, 4 DE DICIEMBRE DE 2008
¿Es el Banco Central la solución o el problema?

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Richard W. Rahn









“Antes de los Bancos Centrales y del gobierno grande, los pánicos duraban poco, sin necesidad de “rescates” ni programas de estímulo económico. Como la Fed, el Departamento del Tesoro y el Congreso están obviamente muy confundidos con la situación actual, la historia nos enseña que lo mejor que pueden hacer es no hacer nada.”


Washington (AIPE)- El Banco Central de Estados Unidos fue creado por el Congreso en 1913, tras el pánico de 1907, llamándolo Reserva Federal (Fed). Las recesiones o depresiones se conocían como pánicos y tendían a ser cortas y corregirse por sí solas. Además de evitar pánicos, a la Fed se le encargó mantener precios estables y pleno empleo. Al considerar si conviene o no mantener operando al Banco Central, debemos revisar las estadísticas, especialmente lo ocurrido durante los 94 años antes de comenzar las operaciones de la Fed, en 1914, y en los 94 años posteriores, hasta el 2008.

 

Desde 1820 a 1914, el nivel de precios se redujo 0,06%, mientras que desde 1914 a 2008 los precios aumentaron 1.300%. Entre 1820 y 1914, el número de bancos aumentó en 27.000, mientras que entre 1914 y 2008, el número de bancos se redujo en 18.500. Otro dato importante es que, antes de la Fed, el mayor número de bancos que quebraron en un solo año fue 496, mientras que el mayor número de bancos que han quebrado en un solo año desde 1914 fueron 4.400.

 

Estados Unidos estuvo bajo el patrón oro casi todo el tiempo anterior al establecimiento de la Fed. Hubo períodos de deflación (durante la Guerra Civil) y en la década de 1890, pero los precios en 1914 eran prácticamente los mismos que los de cien años antes.

 

La conclusión es que el Banco Central ha fracasado en mantener precios estables.

 

El número de bancos creció rápidamente a lo largo de los cien años anteriores a la fundación de la Fed, pero su número cayó mucho durante la depresión de la década de 1930, por quiebras y fusiones. Las fusiones de bancos han continuado hasta nuestros días y el número de bancos se sigue reduciendo.

 

La Fed estaba supuesta a regular los bancos para evitar quiebras, pero relativamente pocas ocurrieron antes de la Gran Depresión de los años 30, cuando miles quebraron y, de nuevo a fines de los 80 y comienzos de los 90, durante la crisis de las entidades de ahorro y préstamos, cuando alrededor de 1.600 quebraron.

 

Tampoco hay señal alguna de que el desempleo haya sido menor desde que tenemos un Banco Central.

 

El pánico del 2008 parece tener el mismo origen que las recesiones, depresiones y pánicos anteriores. Lo que suele suceder es la expansión monetaria (demasiado dinero y crédito fácil), con intereses muy bajos, lo cual infla el precio de los activos y, como lo advertía el premio Nobel de economía F. A. Hayek, “no exceso de inversiones sino de malas inversiones”, lo cual hace que aumenten los precios. Bajo el patrón oro, la caída de las reservas frena la inflación. Pero bajo un Banco Central eso no sucede hasta que la directiva no decida restringir el circulante y el crédito.

 

Antes de los Bancos Centrales y del gobierno grande, los pánicos duraban poco, sin necesidad de “rescates” ni programas de estímulo económico. Como la Fed, el Departamento del Tesoro y el Congreso están obviamente muy confundidos con la situación actual, la historia nos enseña que lo mejor que pueden hacer es no hacer nada.

 

___* Presidente del Institute for Global Economic Growth.

© www.aipenet.com

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus