MIÉRCOLES, 18 DE FEBRERO DE 2009
Reflexiones capitales

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“Si un banco es demasiado grande para fallar, entonces es demasiado grande.”


Alan Melzter es uno de los grandes expertos mundiales en asuntos monetarios. Compartió seis reflexiones capitales sobre la crisis global, en un seminario celebrado la semana pasada en el bonito pueblo de Álamos.

 

1.      Los eventos después del verano del 2007, con el inicio de la crisis inmobiliaria, abrieron un nuevo capítulo en la historia de la Reserva Federal. Nunca antes había asumido el papel de un prestamista de última instancia, y nunca antes había permitido un aumento de su balance por tantos miles de millones de dólares. Al no tener una regla clara para el papel de rescatista, los mercados tuvieron que evaluar caso por caso. Unos bancos fueron rescatados, otros no. No hubo señal clara de cómo se aplicarían los rescates. Este fue un grave error, que desató buena parte de la incertidumbre que prevalece hoy. Los manejadores de fondos no tuvieron otra opción que refugiarse en la seguridad de los bonos del tesoro.

 

2.      Para Melzter, la lección principal de estas amargas experiencias es que políticas monetarias deberían permanecer fieles a una regla pre-determinada, no reglas rígidas, pero sí normas que definan cómo operar en situaciones de fluctuación en el corto-plazo, tanto de ingreso o desempleo—y siempre comprometidos con una tasa de inflación objetivo baja. “La discrecionalidad monetaria ha cometido demasiados errores.”

 

3.      La política de fomentar la propiedad de hogares resultó ser un riesgo moral. Se llegaron a extender créditos inmobiliarios a personas que no tenían forma de pagar esos préstamos. Freddie Mac y Fannie Mae deberían ser liquidadas—y los subsidios para los créditos malos deberían ser reconocidos en las finanzas públicas.

 

4.      No es posible justificar las intervenciones de bancos y otras entidades bajo la tesis de que son “demasiado grandes para dejar quebrar.” Ese riesgo moral induce el gigantismo empresarial. Hay que adoptar un estándar diferente: si un banco es demasiado grande para fallar, es demasiado grande. Hay que dar prioridad a comportamiento prudente en el manejo de riesgo; y, si crecen a niveles grandes, exigir mayores requerimientos de capital, incluyendo deudas subordinadas.

 

5.      La ausencia de un marco de acción ha generado tres efectos negativos: mayores niveles de incertidumbre (no se sabe qué se hará); las empresas en problemas tienden a recurrir a soluciones políticas, de quemar cartuchos, no de mercado; y más rescates envía una señal que no hay riesgos en apalancar el capital de los bancos, el gran problema de riesgo moral.

 

6.      Dejemos de explotar chivos expiatorios. La crisis se puede usar para corregir errores. La gran lección es que las sociedades deben reinventar la noción de la responsabilidad individual—y evitar caer en riesgos excesivos. Ello no es una medida popular, pero la prosperidad de sociedades libres dependerá de asumir la responsabilidad de nuestras acciones individuales.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus