LUNES, 23 DE FEBRERO DE 2009
La petición de la industria automotriz

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Los integrantes de la industria automotriz mexicana urgieron a eliminar, en 2009 y 2010, el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN), así como la tenencia, con el objetivo de reactivar el mercado interno, y exigieron que se mantenga la regulación para la importación de autos usados, todo ello a favor..., ¡de ellos mismos!”


Los integrantes de la industria automotriz mexicana - Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA); Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA); Asociación Nacional de Comerciantes de Camiones y Autos Usados (ANCA); Asociación Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT), y la Asociación de la Industria Nacional de Autopartes (INA) -, urgieron a eliminar, en 2009 y 2010, el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN), así como la tenencia, con el objetivo de reactivar el mercado interno, y exigieron que se mantenga la regulación para la importación de autos usados, todo ello a favor…, ¡de ellos mismos!, por más que lo primero, la eliminación temporal (¿por qué no pedirla permanente?) de impuestos a la compra y uso de autos  beneficie a los consumidores.

 

¿Por qué a favor de ellos? En primer lugar, porque la eliminación del ISAN tendría como consecuencia, para los consumidores, un menor desembolso a la hora de comprar un auto, lo cual daría como resultado una mayor demanda por autos nuevos y, por lo tanto, más ventas para la industria automotriz mexicana, todo ello suponiendo que todas las otras variables que influyen en el comportamiento de los compradores de autos, desde ingreso hasta expectativa de empleo, permanecen constantes – el famoso ceteris paribus -, lo cual es mucho suponer. En segundo término, porque la eliminación de la tenencia abarataría el uso, y por lo tanto de manera indirecta la compra, de autos, lo cual tendría como resultado una mayor demanda por autos nuevos y, por lo tanto, más ventas para la industria automotriz mexicana, todo ello suponiendo el poco probable ceteris paribus. Por último, porque mantener la regulación en materia de importación de autos usados, procedentes de Estados Unidos, regulación que dificulta, y por lo tanto limita, su compra, reduce la competencia de esos autos, que para muchos mexicanos son la mejor opción, si no es que la única.

 

Los integrantes de la industria automotriz mexicana pueden argumentar que la primera petición, eliminación temporal (insisto, ¿por que no permanente?), de impuestos a la compra y uso de autos sería en beneficio de los consumidores, lo cual es cierto, pero no nada más de los consumidores, sino también de ellos, lo cual, por lo menos hasta este punto de la petición, no tiene nada de malo. Al final de cuentas del intercambio se benefician ambas partes.

 

Lo malo surge a partir de la segunda parte de la petición, la de, por lo menos, mantener los lastres y obstáculos que hoy dificultan y encarecen la importación de autos usados, petición contraria a los intereses de los consumidores, muchos de los cuales no encuentran, en el mercado mexicano, una mejor opción de la que encuentran en el mercado estadounidense, opción que debe estar total y definitivamente abierta, por más que los de la industria automotriz mexicana afirmen, ¡con razón!, que la importación de dichos autos atenta contra el empleo de quienes trabajan en la misma, debiendo aclarar, para que la afirmación sea correcta, que al sustantivo empleo hay que agregarle el adjetivo improductivo, como lo es, por definición, cualquier empleo que se mantiene gracias a que el gobierno limita o impide la competencia, cualquier que ésta sea, en este caso por la importación de autos nuevos de lujo procedentes de Europa, o por la importación de autos viejos, utilitarios, procedentes de Estados Unidos.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus