MIÉRCOLES, 25 DE MARZO DE 2009
¿Luz al final del túnel?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“El efecto natural del comercio es el de llevar a la paz. Dos naciones que comercian entre sí se hacen recíprocamente dependientes.”
Juan Pablo Viscardo y Guzmán


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“Por fin, se aparece una pequeña luz al final del túnel financiero global gracias al nuevo plan de Obama de comprar los activos tóxicos de instituciones bancarias”


Por fin, se aparece una pequeña luz al final del túnel financiero global gracias al nuevo plan de Obama de comprar los activos tóxicos de instituciones bancarias.

 

Los mercados reaccionaron a la señal, no al contenido. De hecho, este plan no tiene gran ciencia, no se requiere un doctorado de MIT para descifrar el problema, y por consiguiente proponer soluciones viables. El mercado financiero respaldó la claridad de la señal, algo que no se veía desde que las autoridades estadounidenses se vieron auto-rebasadas por su propia ambigüedad, su increíble secuencia de “errores de septiembre, octubre, enero, etc.”

 

¿Rescato, o no rescato? ¿Un trillón (realmente, en español, billón)? ¿Dos, o tres o más? ¿Nos declaramos en suspensión de pagos en las próximas reuniones del G 20? ¿Estímulo pa’ todo, pa’ quién quiera? Estas son las dudas que el mercado (o sea, los millones y millones de inversionistas, locales como extranjeros) reprobaban.

 

Con la limpieza de los residuos tóxicos, las instituciones bancarias podrán, de nueva cuenta, iniciar su función de intermediario financiero, surtiendo crédito a esos proyectos de inversión con mayor potencial. Suena fácil, pero no lo es. El costo final será exorbitante, una deuda más que tendrán que pagar los tataranietos fiscales de futuras generaciones, erarios inexistentes, incapaces de opinar por la naturaleza del cosmos que habitamos.

 

Además, será un proceso gradual—quizás, mucho más ágil que en otros países, pero de ninguna forma una varita mágica al instante.

 

Junto con ello, habrá que observar las modificaciones al marco regulatorio. No se puede permitir la barbaridad de apalancamientos ad infinitum, lo que significa que todas las instituciones financieras, sin consideración, deberán tener acceso a igualdad de oportunidad, pero también igualdad de responsabilidad. Las normas que regulen nuevos requerimientos de capital serán claves.

 

Pero igualmente clave será la humildad para evitar una ola de sobre-regulación, sobre todo dictada por aquellos iluminados que presumen saber más que el mercado, con o sin doctorado de alguna academia de moda.

 

Pero, por lo menos, las autoridades ya entendieron lo que buscan los capitales, los inversionistas, los ahorradores, la gente cotidiana: confianza. El siguiente paso será seguir la ruta, pagar la renta diaria de confianza en el clima de inversión, con señales claras, con propuestas de sentido común.

 

El precio del riesgo, a la postre, tendrá que bajar a niveles tolerables. Empero, un desvío más, una fatal arrogancia más, y cuidado…

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus