VIERNES, 26 DE JUNIO DE 2009
Venezuela, adiós a los sindicatos

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

R. Bottome y N. Parra









“"Los sindicatos no tienen razón de ser en el socialismo, dado que los trabajadores son el "motor de la revolución" y no tendría sentido que se combatieran entre ellos mismos."”


Desde que Hugo Chávez llegó al poder ha tratado incansablemente de debilitar al movimiento sindical organizado. Este año se han desconocido contrataciones colectivas firmadas, dirigentes sindicales han sido perseguidos y se han marginado las reivindicaciones laborales. Es evidente que el gobierno venezolano está enfocado en exterminar toda representación sindical independiente en el país por no tener cabida dentro de la filosofía del neocomunismo chavista.

 

Según uno de los más conspicuos dirigentes del Partido Socialista Unido (PSUV) y vocero del gobierno, el general (r) Alberto Müller Rojas, los sindicatos no tienen razón de ser en el socialismo, dado que los trabajadores son el "motor de la revolución" y no tendría sentido que se combatieran entre ellos mismos.

 

La persecución contra los sindicalistas, estratégicamente planificada, no sólo ha desconocido la institucionalidad sindical, sino que irrespeta, viola y menosprecia las convenciones colectivas, mientras persigue y criminaliza protestas legítimas.

 

Para comenzar, los sindicatos elegidos por votación libre de los trabajadores son desconocidos en toda la legislación socialista promulgada, donde incluso se contempla establecer hasta 10 años de cárcel por  huelgas o por protestar por reivindicaciones laborales. Además, se busca sustituir a los sindicatos actuales por consejos de trabajadores designados a dedo, para luego agruparlos a un seudo sindicato único nacional, dirigido desde el palacio presidencial de Miraflores.

 

Por otra parte, el Estado ha venido aumentando groseramente su rol patronal con confiscaciones y tomas de empresas, irrespetando los contratos colectivos existentes. Esto ha incrementado de manera exponencial los conflictos laborales. En lo que va del año 2009, se han registrado unas 400 manifestaciones de protesta en todo el país, según informó el profesor Victorino Márquez, de la Universidad Católica Andrés Bello, y se han abierto 2.200 expedientes contra personas por hacer manifestaciones pacíficas. Según el profesor Márquez, 91 trabajadores han tenido este año que enfrentar juicios por tratar de defender sus legítimos derechos laborales.

 

La delicada situación laboral ha alcanzado un nivel tan crítico que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) incluyó a Venezuela en la lista de los gobiernos que incumplen los convenios de esa entidad,  por la violencia que ha causado la muerte de 240 dirigentes sindicales y trabajadores en los últimos años y por la falta de progreso en materia de legislación laboral para adecuarla a los convenios internacionales.

 

Aunque las resoluciones de la OIT no son vinculantes, este llamado de alerta al gobierno de Chávez es un paso más para desenmascarar el antifaz de demócrata y luchador por el pueblo de este régimen totalitario.

 

___* Robert Bottome y Norka Parra son director y analista, respectivamente, de VenEconomía.

© www.aipenet.com

• Venezuela

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus