LUNES, 10 DE AGOSTO DE 2009
¿Por qué triunfan los malos?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón

Arturo Damm
• Menor bienestar

Victor H. Becerra y Miguel A. Cervantes
• México aún necesita más, mucho más libre comercio

Manuel Suárez Mier
• La notoria Greta

Arturo Damm
• Desconfianzas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“¿Cuantos crímenes izquierdistas requiere la humanidad para entender que el socialismo, el comunismo, el fascismo y todas las corrientes de izquierda son rutas hacia la pobreza, la violencia y la desesperación? Hoy toda América, incluidos los Estados Unidos, se ha vuelto más izquierdista que nunca.”


Si en este momento nos visitaran de otras galaxias, seguramente pensarían que los que vivimos en América Latina, somos malos alumnos que no aprendemos de la historia ni de la ciencia: caemos en el mismo error una y otra vez.

 

¿Cómo explicar que después del holocausto provocado por el socialista Adolfo Hitler; el exterminio de 5 millones de campesinos por el comunista José Stalin y el empobrecimiento y exilio de millones de cubanos en manos del socialista Fidel Castro se sigue votando por los líderes de izquierda?

 

¿Cuantos crímenes izquierdistas requiere la humanidad para entender que el socialismo, el comunismo, el fascismo y todas las corrientes de izquierda son rutas hacia la pobreza, la violencia y la desesperación?

 

Hoy toda América, incluidos los Estados Unidos, se ha vuelto más izquierdista que nunca. Con el socialista Obama gobernando la nación que en otros tiempos era el mejor ejemplo de prosperidad capitalista, con Fidel Castro y su tiranía de 50 años, con Hugo Chávez dictador vitalicio de Venezuela, con Evo Morales en Bolivia y Zelaya queriendo volver al poder en Honduras para emular a Chávez, parece que América ha perdido la esperanza. Toda la fiesta está bajo control izquierdista. Ni siquiera se salva Chile ni México. El sueño de la izquierda de acabar con la economía de mercado, la propiedad privada y el capitalismo lo están realizando cabalmente, día a día, para desgracia de los pueblos. Han triunfado los que querían desterrar al neoliberalismo.

 

¿Por qué triunfan los malos? Mi explicación es la siguiente:

 

  1. La izquierda tiene el control del pensamiento de la gente. Las escuelas y universidades, públicas y privadas, están bajo el control estatal del Estado. Los periódicos, TV, las revistas y la radio están bajo el control de la izquierda.

 

  1. La derecha, es decir, los que defienden el sistema de propiedad privada, la economía de mercado y la libertad del hombre, están inactivos, escondidos, desorganizados o acobardados esperando que la izquierda rectifique.

 

Este mundo no va a cambiar para bien si la izquierda sigue dirigiendo la orquesta. Ninguna izquierda tiene la capacidad para dirigir la economía pues, por su propia naturaleza, intentan crear un poder central que organice lo que no se puede organizar. Y nunca se van a convencer que destruyendo la propiedad privada genera el peor de los mundos.

 

La izquierda nunca abrazará las ideas liberales o de derecha pues perdería su razón de ser. Luego, no se puede pedir que los izquierdistas rectifiquen y hagan bien las cosas pues es un contrasentido. Además, siempre culpará de sus fracasos a los capitalistas, a los hombres de negocios, al mercado.

 

La esperanza es que la derecha salga de su somnolencia y cobardía y se atreva a actuar en todos los foros, en todas las calles, barrios y trincheras para ganarle a la izquierda, palmo a palmo, cada batalla y finalmente la guerra.

 

Los pocos liberales, neoliberales, pro-capitalistas, libertarios o derechistas que hay en cada país, tienen que reconocer que poseen los mismos principios y que constituyen la única esperanza a fin de unir fuerzas y decidirse a actuar. De otra manera, América seguirá cayendo en un pozo negro y sin futuro.

• Socialismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus