MARTES, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2009
Adalid en la lucha contra el hambre

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Henry Miller







“Si los opositores y burócratas logran detener la biotecnología agrícola pueden precipitar las hambrunas que vienen prediciendo desde hace de cultivos 40 años.”


(AIPE)- Norman Borlaug, el padre de la verdadera revolución verde y ganador del Premio Nobel en 1970 -por  innovaciones agrícolas que evitaron la malnutrición y muerte de millones de personas- falleció el 12 de septiembre. Tenía 95 años. Estudió en una escuelita en Iowa que apenas tenía un salón de clases y no logró aprobar los exámenes para ingresar a la universidad.

 

Pero Borlaug sí logró combinar el sentido común, la ciencia y el trabajo duro. Primero se esforzó en mezclar miles de variedades diferentes de trigo, provenientes de diferentes regiones y países, para conseguir un grano resistente a enfermedades y aumentar así las cosechas entre 20 y 40 por ciento. Luego desarrolló variedades de trigo enano que logran enormes cosechas. Y también concibió siembras sucesivas, para obtener más de una cosecha cada año, en diferentes regiones de México. También redujo el tiempo necesario para obtener nuevas variedades de trigo, adaptadas a terrenos y latitudes diferentes. Así se logró un gran aumento en las cosechas y las nuevas variedades mexicanas de trigo fueron sembradas en Paquistán y la India, luego que Borlaug convenciera a políticos de esos países sobre la necesidad de cambiar las normas y aumentar el uso de fertilizantes.

 

En su vida profesional, Borlaug tuvo que luchar contra múltiples obstáculos, incluyendo constantes sentimientos de alarma y pesimismo de quienes siempre predecían hambrunas y muertes masivas de millones de personas, tanto en Asia como en África. Sus descubrimientos e innovaciones transformaron la habilidad de alimentar a la gente en México, la India, Paquistán, China y América del Sur.

 

Entre 1950 y 1992, la producción mundial de granos aumentó de 692 millones de toneladas a 1.900 millones de toneladas, utilizando un área adicional de menos de 2 por ciento, lo cual en realidad significó un incremento de 150 por ciento en la productividad.

 

Sin esos adelantos, millones de personas hubieran muerto de hambre o habría sido necesario destruir bosques y reservas naturales para ampliar las tierras dedicadas a la agricultura. Pero Borlaug me comentó en una ocasión, sin rencor alguno, que había tenido que confrontar “el caos burocrático, la oposición de vendedores de semillas, siglos de costumbres campestres, diferentes hábitos y supersticiones”.

 

Continúan los obstáculos contra las innovaciones y en años recientes Borlaug se dedicó a asegurarse de que en el siglo XXI se logre otra revolución verde, aplicando nuevos adelantos de la biotecnología o nuevas modificaciones genéticas a la agricultura que permitan mayores cosechas, con menos riego y menos productos químicos.

 

Pero los extremistas ambientales están haciendo todo lo posible para impedir el adelanto de la ciencia y cuentan con aliados en las entidades reguladoras nacionales, como también en los organismos de las Naciones Unidas. Borlaug predecía que si los opositores y burócratas logran detener la biotecnología agrícola pueden precipitar las hambrunas que vienen prediciendo desde hace de cultivos 40 años. 

 

___* Médico y biólogo investigador de Hoover Institution, Universidad de Stanford.

© www.aipenet.com

• Transgénicos • Ambientalistas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus