VIERNES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2009
Fábrica de pobres

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“En 2008 México registró máximos históricos en ingresos petroleros, remesas e ingresos turísticos. También es el año con mayor gasto gubernamental y social en la historia. Pero la pobreza aumentó. ¿Por qué entonces nuestro gobierno está convencido de que la manera de combatir la pobreza es incrementar las dádivas a los pobres?”


La Cepal ha simplemente confirmado la información que ya habían proporcionado las autoridades mexicanas a través del INEGI y el Coneval. El número de pobres aumentó en nuestro país de 2006 a 2008. Según el Coneval el incremento fue de 42.6 a 47.4 por ciento de la población. La Cepal matiza las cifras, al hacerlas coincidir con los datos de las cuentas nacionales, pero señala de todas formas un incremento de 31.7 a 34.8 por ciento. La tendencia es la misma.

 

El gobierno mexicano ha tratado de justificar estas cifras con el argumento de que el aumento de la pobreza es producto de la crisis económica que está sufriendo nuestro país. El propio estudio de la Cepal, que encabeza la mexicana Alicia Bárcena, coincide con este punto de vista. El problema es que la información disponible muestra que la contracción económica sólo empezó en México en 2009. En febrero de 2008, de hecho, todavía el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, declaraba confiado en Washington que, si acaso, la neumonía económica en Estados Unidos sólo produciría un catarrito en nuestro país.

 

El catarrito, como sabemos, se convirtió en un casi mortal caso de influenza porcina. Si bien en el 2008 México registró todavía un crecimiento de 1.3 por ciento, para este 2009 se está estimando una contracción de entre 7 y 8 por ciento, la peor desde 1932. Las cifras de pobreza ciertamente aumentarán en 2009 y 2010, en consecuencia de esta enorme contracción.

 

El gobierno ha tratado de soslayar su responsabilidad en esta situación. Con frecuencia ha señalado que el aumento a la pobreza ha sido consecuencia de una crisis que los mexicanos no provocamos. Pero la verdad es que la información disponible señala que algo estamos haciendo mal nosotros. En 2008, año en que se manifiesta el aumento de la pobreza, México registró máximos históricos en ingresos petroleros, remesas e ingresos turísticos. También es el año con mayor gasto gubernamental y social en la historia. En otras palabras, tomamos en ese año todas las medidas que organizaciones como la Cepal están recomendando para combatir la pobreza. Pero la pobreza aumentó.

 

Lo que sugiere la información disponible es que estamos tomando medidas equivocadas para combatir la pobreza. Nuestro gobierno, como los de Luis Echeverría y José López Portillo en los años setenta y principios de los ochenta, está convencido de que la manera de combatir la pobreza es incrementar las dádivas a los pobres. El programa Oportunidades, que tuvo buenos resultados en sus primeros años, parece en camino de burocratizarse y sus resultados son decrecientes. El gobierno, por otra parte, ha destinado decenas de miles de millones de pesos a un subsidio, como el de la gasolina, que está destinado a apoyar a las personas con mayores recursos, las que tienen vehículos privados, lo cual constituye simplemente un desperdicio de escasos recursos gubernamentales en lo que concierne a la lucha contra la pobreza.

 

Los mexicanos estamos cosechando lo que hemos sembrado. En lugar de promover la inversión y el crecimiento económico, estamos repartiendo subsidios cada vez peor diseñados. Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos obteniendo lo que estamos obteniendo. En otras palabras, México seguirá convertido en una fábrica de pobres.

 

www.sergiosarmiento.com

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus