JUEVES, 4 DE MARZO DE 2010
Los verdes están pasando frío

Con la eventual independencia, a los catalanes les irá...
Mejor
Peor
No sé



“El capitalismo venció, pero no convenció.”
John Manuel Silva

Carlos Ball









“Parece ser una epidemia mundial que las compañías más grandes no suelen creer en la libre competencia ni en el libre mercado, sino que prefieren el proteccionismo y la intervención gubernamental, donde se asigna a dedo quién va a seguir creciendo, quién logra nuevos éxitos y quién sobrevive la multiplicidad de regulaciones y manipulaciones políticas.”


(AIPE)- Desde hace años, los verdes nos asustan con el recalentamiento terrestre y además nos culpan de ello porque utilizamos calefacción en el invierno, aire acondicionado en el verano, nos gusta leer periódicos impresos en papel, prendemos la luz para leer, vemos televisión y preferimos manejar nuestro automóvil que andar a pie o en autobús.

 

Esa campaña propagandística de los verdes es tan mentirosa como las desprestigiadas e incumplidas promesas de los políticos de protegernos desde la cuna hasta la tumba. Pero, lamentablemente, muchas de las que hoy son grandes empresas descuidan al consumidor y se concentran en ganar favores gubernamentales enverdeciendo sus productos, lo cual encarece exageradamente los costos, como también su utilización y mantenimiento, además de desmejorar la calidad y confiabilidad del producto mismo. Pero, al ser “verdes” reciben todo tipo de ventajas y subsidios gubernamentales que, desde luego, son financiados con los impuestos que todos los demás pagamos.

 

Recuerde, si lo que usted está comprando es verde significa que paga dos veces por ello: una vez en la caja registradora y la otra cuando paga sus impuestos.

 

No deja de asombrarme que grandes y famosas empresas utilizan a sus cabilderos y las contribuciones que hacen a las campañas electorales de senadores y congresistas para lograr mayor intervención gubernamental en el sector del mercado donde operan y en perjuicio directo de sus competidores pequeños, quienes suelen ser los verdaderos innovadores y creadores de nuevos y mejores productos y servicios. Si lo mismo hubiera sucedido cuando los hoy grandes aparecieron por primera vez en el mercado, ellos no hubieran logrado crecer, prosperar ni atraer las inversiones de sus actuales accionistas.

 

Parece ser una epidemia mundial que las compañías más grandes no suelen creer en la libre competencia ni en el libre mercado, sino que prefieren el proteccionismo y la intervención gubernamental, donde se asigna a dedo quién va a seguir creciendo, quién logra nuevos éxitos y quién sobrevive la multiplicidad de regulaciones y manipulaciones políticas.

 

Los gobiernos grandes y poderosos no suelen defender los intereses de los pobres ni de la clase media, sino más bien de un selecto grupo de allegados. Para tener una idea de quienes hoy pueden serlo, miremos la lista de los 17 invitados a la Casa Blanca, el 24 de febrero, que incluyó a los presidentes de General Electric, State Farm, Verizon, American Express, J. P. Morgan Chase, Honeywell, Wal-Mart, Kodak, AT&T, PepsiCola, Office Depot y Boeing.

 

Pero mejor es que sigamos culpando de todos nuestros males al recalentamiento terrestre. Así lo hizo recientemente Suneeta Mukherjee, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), al afirmar en un programa de televisión que en Filipinas son las mujeres las más vulnerables a los cambios climáticos porque, en lugar de sembrar o pescar, el recalentamiento las lanza a la mala vida.  

 

___* Director de la agencia AIPE.

© www.aipenet.com

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus