JUEVES, 18 DE MARZO DE 2010
Redignificar la política

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Para mí la política es, por naturaleza, diálogo y acuerdo. No me inquieta que los representantes de los partidos se reúnan y conversen. No me preocupa que lleguen a convenios. Me preocuparía que no lo hicieran.”


“Estoy convencido de que tenemos que redignificar la política” dijo este pasado jueves, 11 de marzo, el presidente de la república Felipe Calderón. Y con razón. Los ataques personales, las descalificaciones y los insultos que se intercambiaron los diputados en su sesión del pasado 10 de marzo no dejaron ningún beneficio a nadie. Para la enorme mayoría de los mexicanos, que no comprenden los detalles del famoso pacto entre el PAN y el PRI del 30 de octubre de 2009, el cual generó este debate, lo único que han entendido, una vez más, es que los políticos son corruptos y hacen acuerdos en lo oscurito.

     

En los últimos días los políticos que participaron en este acuerdo han estado defendiendo su actuación. César Nava, el presidente del PAN, quien evidentemente nunca tuvo intenciones de cumplir con el convenio del 30 de octubre, se disculpó este 11 de marzo ante los senadores de su propio partido por haber firmado el documento. Ya Beatriz Paredes, la presidenta del PRI, había leído el texto completo del convenio desde la tribuna de la Cámara de Diputados para enfatizar que no había nada de qué avergonzarse y para recalcar que nunca se había acordado en el acuerdo un alza de impuestos.

     

La verdad es que es poco probable que el convenio se haya hecho para apoyar el alza de impuestos propuesta por el presidente Calderón. El documento, que no señala nada que tenga que ver con impuestos, fue firmado el 30 de octubre de 2009, días después de la aprobación en la Cámara de Diputados el 21 de octubre de la Ley de Ingresos, que ya había eliminado el impuesto de 2 por ciento contra la pobreza propuesto por el ejecutivo. Esa Ley de Ingresos fue aprobada en el Senado el mismo día en que se firmó el acuerdo, aunque tanto los senadores del PRI como los del PAN han señalado que nunca se les informó de él.

     

Debo decir que, después de leerlo, yo tampoco encuentro nada de objetable en el convenio impulsado por el secretario de gobernación, Fernando Gómez Mont, y que fue firmado por Beatriz Paredes y César Nava. Como lo ha señalado el propio Gómez Mont, lo que el convenio pretendía no era otra cosa que lograr la gobernabilidad necesaria para impulsar las reformas de fondo que el país necesita en materia fiscal, energético y político, entre otros. Gómez Mont renunció al Partido Acción Nacional por lo que consideró como la falta de cumplimiento de Nava a la palabra empeñada.

     

Para mí la política es, por naturaleza, diálogo y acuerdo. No me inquieta que los representantes de los partidos se reúnan y conversen. No me preocupa que lleguen a convenios. Me preocuparía que no lo hicieran. Es mucho más lamentable ver el espectáculo de diputados que se insultan unos a otros, como ocurrió este pasado 10 de marzo, que verlos llegar a acuerdos para promover iniciativas para sacar adelante al país.

      

Coincido plenamente con el presidente Calderón: es indispensable redignificar la política. Para que eso ocurra, sin embargo, debemos entender que no es vergonzoso llegar a acuerdos entre partidos. Todo lo contrario, son estos acuerdos los que constituyen la razón de ser de la política.

  

www.sergiosarmiento.com

 

• Política mexicana

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus