JUEVES, 22 DE ABRIL DE 2010
Estrategia bastarda

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Sergio Sarmiento









“Si así son las cosas, la estrategia del presidente Calderón –no puedo pensar que esta decisión la haya tomado César Nava, el presidente nominal del PAN-- habrá sido un grave error. El mandatario habría tensado innecesariamente la relación con su aliado natural en el Congreso para unirse con un partido que no está dispuesto a trabajar con él en casi ningún tema.”


Untitled Document

Este pasado 15 de abril la Cámara de Diputados votó la llamada Estrategia Nacional de Energía, una iniciativa que el gobierno considera fundamental para construir una política energética eficaz para los próximos 15 años. El objetivo es dar continuidad a la política energética no sólo en lo que resta del sexenio sino en el largo plazo.

El voto en la Cámara tuvo el resultado que se esperaba. La iniciativa fue aprobada con 287 votos y 58 en contra. Hubo además seis abstenciones (los otros 149 diputados, me imagino, estaban de vacaciones). El PAN, el partido del gobierno, recibió como en tantas otras ocasiones el apoyo del PRI y del Partido Verde para lograr la aprobación de la iniciativa. El PRD, el PT y Convergencia votaron en contra.

En principio no puede uno sorprenderse. El PRD, el PT y Convergencia no sólo han votado consistentemente en contra de casi todas las iniciativas del presidente y del PAN sino que hasta el momento no han reconocido la legitimidad del gobierno del presidente Calderón. De hecho, Mario di Constanzo del PT, quien ha sido el vocero extraoficial del grupo de diputados de Andrés Manuel López Obrador, afirmó que éste era un plan bastardo.

Lo curioso del caso es que el PAN se prepara para participar en alianza con el PRD en una serie de elecciones estatales este año. El propósito de los panistas es derrotar a como dé lugar al PRI, favorito en casi todos los comicios. El PAN se está aliando así con un partido que nunca le da un voto en el Congreso sólo para vencer a otro partido sin cuyo apoyo no habría podido gobernar en este sexenio. La estrategia del partido del presidente parece ser: júntate con el enemigo para golpear al amigo.

En algunos de los casos el PAN está dispuesto a aliarse con priistas despechados para derrotar al PRI. Esto es lo que ha ocurrido en Puebla, donde está respaldando la candidatura de Rafael Moreno Valle, y Sinaloa, donde su candidato será parecer Mario López Valdez, mejor conocido como Malova. Estas postulaciones han generado una fuerte decepción de los militantes panistas de toda la vida quienes sienten, y con razón, que se les está haciendo a un lado para favorecer a priistas advenedizos.

Lo peor de todo es que no hay indicios que nos lleven a pensar que está estrategia pueda rendir frutos. Las encuestas de opinión señalan que, a pesar de las alianzas entre el PAN y el PRD, el PRI parece destinado a llevarse la mayor parte de los triunfos en las elecciones de este 2010. De hecho, no se puede descartar un carro completo para el PRI.

Si así son las cosas, la estrategia del presidente Calderón –no puedo pensar que esta decisión la haya tomado César Nava, el presidente nominal del PAN-- habrá sido un grave error. El mandatario habría tensado innecesariamente la relación con su aliado natural en el Congreso para unirse con un partido que no está dispuesto a trabajar con él en casi ningún tema. No habría sido sólo una acción contra natura, como la describió en su momento el secretario de gobernación Fernando Gómez Mont, sino una ingenua política que no dio un buen resultado práctico. No faltará quien la llame una estrategia bastarda.

 

 

• PRI • PRD • PAN

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus