JUEVES, 1 DE JULIO DE 2010
Reservas: La visión de Hacienda

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En el informe que semanalmente presenta, la Secretaría de Hacienda comenta en torno al tema de los dólares acumulados en las reservas del Banco de México, que, en 100 mil 363 millones, han alcanzado un nuevo máximo histórico. De dichos comentarios vale la pena comentar dos.”


Untitled Document

En el informe que semanalmente presenta, la Secretaría de Hacienda comenta en torno al tema de los dólares acumulados en las reservas del Banco de México, que, en 100 mil 363 millones, han alcanzado un nuevo máximo histórico. De dichos comentarios vale la pena comentar dos.

Leemos, en el comunicado de Hacienda, que “México tiene un sistema de tipo de cambio flexible (…), por lo que el banco central no utiliza sus reservas internacionales para reducir ni para aumentar la oferta de dólares en el mercado”. Lo primero que hay que decir es que, estrictamente hablando, México no tiene un sistema de tipo de cambio flexible, el cual supone que la autoridad monetaria no interviene, de ninguna manera, en el mercado cambiario, intervención que hoy, por medio de la acumulación de reservas, sí tiene lugar. Lo segundo que hay que apuntar es que, al comprar dólares para acumularlos en sus reservas, el Banco de México sí reduce su oferta en el mercado, de la misma manera que, cuando lo considera necesario, la aumenta, tal y como sucedió del 8 de octubre de 2008 al 9 de abril de 2010, tiempo durante el cual el Banco de México ofreció, “ante las condiciones de incertidumbre y falta de liquidez en el mercado”, 400 millones de dólares diarios, aumentando así la oferta de la divisa estadounidense.

Seguimos leyendo, en el comunicado de Hacienda, que “como ya no sirven para controlar el precio del dólar, hoy en día las reservas funcionan como una tarjeta de presentación: (…), el amplio monto de activos internacionales genera mayor confianza y, por lo tanto, ayuda a nuestra economía a posicionarse mejor en los mercados financieros internacionales, ya que sirven de garantía o respaldo para mantener una buena calificación crediticia.” Lo primero que hay que señalar es que, efectivamente, las reservas de dólares no se usan para mantener un tipo de cambio fijo, ni para mantener, entre un mínimo y un máximo, una banda de fluctuación del precio del dólar, pero sí se usan, tal y como se usaron entre el 8 de octubre del 2008 y el 9 de abril de 2010, para evitar, según el criterio discrecional de las autoridades, presiones devaluatorias consideradas excesivas. Lo segundo que hay que comentar es que si las reservas hacen las veces de una tarjeta de presentación se debe a que, bajo ciertas circunstancias, como las fueron durante la recesión “las condiciones de incertidumbre y falta de liquidez en el mercado cambiario”, las autoridades pueden echar mano de las misma para, hasta donde su monto lo permita, incidir en el comportamiento del tipo de cambio, manteniéndolo dentro de ciertos márgenes, aquellos que las autoridades consideran razonables, todo lo cual muestra que la libre flotación, o sistema de tipo de cambio flexible, lo es solamente hasta cierto punto, o, dicho de otra manera, dentro de las márgenes establecidos, de manera discrecional, por las autoridades integrantes de la Comisión de Cambios.

Hasta aquí mis comentarios a los apuntes de la Secretaría de Hacienda.

 

• Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus