LUNES, 2 DE AGOSTO DE 2010
Mercado interno y gasto del gobierno

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La expansión de los mercados comienza por la multiplicación de las inversiones, que hacen posible la creación de más puestos de trabajo, que hacen posible la generación de más ingresos, que hacen posible una mayor demanda por bienes y servicios, nada de lo cual pasa, mucho menos necesariamente, por un mayor gasto gubernamental.”


Untitled Document

Mucho se habla, desde que comenzó la apertura comercial de la economía mexicana, de la necesidad de expandir el mercado interno, es decir, de generar una mayor demanda interna por bienes y servicios. El tema es recurrente, y una y otra vez escuchamos afirmaciones como la hecha recientemente por la Concamín, en su órgano de difusión, Pulso Industrial, en el sentido de que “Es la hora del mercado interno”, razón por la cual, leemos en el texto, con el fin de hacer frente al menor dinamismo de la economía estadounidense (durante el primer trimestre de 2010, con relación al último de 2009, creció 3.7 por ciento; durante el segundo, con relación al primero, avanzó 2.4), que tendrá un impacto negativo en el sector exportador mexicano (que hasta el momento no se ha dado: en el primer trimestre las exportaciones sumaron 66 mil 597 millones de dólares, en el segundo 74 mil 665 millones), es necesario que “los tres niveles de gobierno (…) activen los programas de obra pública e inicien los proyectos de infraestructura diseñados para ejecutarse este año”, con el fin de expandir el mercado interno y, así, compensar el menor dinamismo de la economía estadounidense y el impacto que ello tendría sobre las exportaciones.

En pocas palabras: si los estadounidenses gastan menos en productos mexicanos, ¡que el gobierno mexicano gaste más!, de tal manera que la expansión en este segundo gasto compense la contracción en el primero, lo cual, suponiendo una perfecta sincronización entre el menor gasto de los consumidores estadounidenses y el mayor gasto del gobierno mexicano (¡lo cual es mucho suponer!), podría lograrse, pero ello no implicaría, de ninguna manera, la tan exigida expansión del mercado interno, por una razón muy sencilla: el mayor gasto del gobierno, independientemente de en qué gaste el gobierno, tendrá que ser financiado, o con impuestos, y entonces lo que el gobierno gaste de más será exactamente lo que los contribuyentes gasten de menos, o con deuda, y entonces lo que el gobierno gaste de más será lo que sus acreedores gasten de menos, de tal manera que, en cualquiera de los dos casos, hay una recomposición del gasto, pero no un aumento en el mismo: el gobierno gasta más y alguien más gasta menos. Hay una reasignación del gasto entre los mercados, pero no un mayor gasto en todos los mercados. Hay una expansión de ciertos mercados (los que proveen de mercancías al gobierno), pero a costa de la contracción de otros (los que no proveen de bienes y servicios al gobierno). Lo que no hay es una expansión del mercado interno, sobre todo si por mercado interno entendemos todos los mercados, y no solamente unos mercados.

La expansión de los mercados comienza por la multiplicación de las inversiones, que hacen posible la creación de más puestos de trabajo, que hacen posible la generación de más ingresos, que hacen posible una mayor demanda por bienes y servicios, nada de lo cual pasa, mucho menos necesariamente, por un mayor gasto gubernamental.

• México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus