JUEVES, 12 DE AGOSTO DE 2010
El enfado

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Sergio Sarmiento









“México no saldrá adelante ni en materia de seguridad ni en la parte económica si no se logran acuerdos de fondo que permitan enfrentar a los enemigos reales del país: el crimen organizado y la pobreza. El presidente tiene razón cuando muestra su impaciencia ante los partidos políticos, aun cuando él mismo tenga una buena parte de culpa en lo que está ocurriendo.”


Untitled Document

“Estoy pidiendo la ayuda de la sociedad, como se la pedí a los partidos y al Congreso… No voy a esperar a ver a qué hora los intereses particulares terminan por estar por encima de los nacionales.”

Las palabras del presidente Felipe Calderón, pronunciadas el 5 de agosto en la última de tres jornadas con distintos representantes de la sociedad dentro del Diálogo por la Seguridad: Evaluación y Fortalecimiento, traicionan un ánimo de enfado. Al parecer el mandatario está cansado y harto. Pero hay que tener cuidado de que este enfado no se convierta en un obstáculo más en el logro de los acuerdos que el país necesita.

El presidente tiene razón para quejarse de la actitud negativa de los partidos de oposición y especialmente del PRI. A unos días de las elecciones del pasado 4 de julio fue asesinado en Tamaulipas el candidato del PRI al gobierno de la entidad, Rodolfo Torre Cantú, el presidente hizo un llamado público a través de los medios de comunicación para hacer un frente común contra el crimen organizado. No parecía haber nada de malo en este llamado. La respuesta del PRI, sin embargo, fue tajantemente negativa. La presidenta nacional del partido, Beatriz Paredes, respondió con un discurso furibundo, en la presencia de la dirigencia priista, acusando al presidente de un ánimo de lucro político.

Esta actitud mezquina ha caracterizado desde siempre a los partidos de oposición en nuestro país. El propio Calderón mostraba esos desplantes negativos cuando era presidente del PAN y jefe de la oposición frente al priista Ernesto Zedillo. El presidente no puede olvidar, por otra parte, que él mismo impulsó una serie de alianzas entre su partido, el PAN, y el PRD, a pesar de sus diferencias ideológicas y prácticas, cuyo único propósito era derrotar al PRI en las elecciones del 4 de julio. Es difícil esperar que el PRI muestre solidaridad ante un mandatario que ha utilizado todo su poder para tratar de destruirlo. Lo peor de todo es que con estas alianzas el presidente tampoco logró un aliado en el PRD, partido que sólo quiere obstaculizar al gobierno y al PAN.

México no saldrá adelante ni en materia de seguridad ni en la parte económica si no se logran acuerdos de fondo que permitan enfrentar a los enemigos reales del país: el crimen organizado y la pobreza. El presidente tiene razón cuando muestra su impaciencia ante los partidos políticos, aun cuando él mismo tenga una buena parte de culpa en lo que está ocurriendo.

El presidente está recurriendo a una estrategia tradicional en las democracias cuando trata de saltarse a los partidos políticos para hacer un llamado directo a la sociedad. Por eso llevó a cabo estos tres días de diálogo con organizaciones no gubernamentales, intelectuales y líderes religiosos.

El problema es que el propio presidente ha sido cómplice en las reformas políticas que a lo largo de los años han despojado de poder a la sociedad para concentrarlo en los políticos. De manera que no importa cuánto respaldo tenga de la sociedad, aun necesitará a los políticos para lograr los acuerdos que se requieren para combatir con éxito a los enemigos del país.

• PRI • Inseguridad / Crimen • PRD • PAN

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus