LUNES, 18 DE OCTUBRE DE 2010
Las coaliciones perversas

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Ojalá en el futuro los mexicanos nos organicemos en coaliciones civiles de mayorías como la de contribuyentes y consumidores (en el presente ya están surgiendo algunas, pero falta mucho que hacer) que son las que realmente podrían hacer frente a las coaliciones perversas.”


Ante el estatismo enfermizo de la época corporativista priísta, no pocos particulares en México se vieron en la necesidad de organizarse y evitar, lo más que se pudiera, la agresión e intromisión estatal.

Así se crearon coaliciones de bancos, de industria, de comercio, de toda clase profesionistas, de educación, de radio, de televisión y telecomunicaciones en general, de deporte, etc. Últimamente hasta en internet ya hay coaliciones.

Es legítimo (y está en la naturaleza humana) agruparse para evitar las agresiones de extraños, en especial de ese ogro omnipotente llamado Estado. Sin embargo, lo anterior se vuelve ruin y perverso cuando estas mismas coaliciones se ponen de acuerdo para evitar la competencia, para preservar mercados cautivos, para limitar la libertad de elección del consumidor. Las coaliciones perversas, sin saberlo tal vez, pueden destruir cualquier economía de mercado. Es hoy el caso que prevalece en nuestro país.

Ya nos acostumbramos los mexicanos a ver cómo cada vez que se intenta intensificar la competencia en los mercados, surgen de inmediato los grupos de interés, las coaliciones para evitar tal cometido. Asimismo, es común oír de amparos de empresas todopoderosas (agrupados en monopolios u oligopolios) que ante cualquier indicio de más competencia, intentan a toda costa bloquear cualquier iniciativa ó cambio de ley que perjudique sus mercados cautivos (Telmex en los años noventas con amparos y amparos, y recientemente IUSACEL de TV Azteca).

Y si a eso le agregamos a los grupos mafiosos y violentos como el SME, CNC, Barzón, etc., los consumidores mexicanos simplemente somos víctimas de la búsqueda de rentas (chupar del presupuesto del gobierno y evitar la competencia) y de los parásitos vándalos que no quieren dejar sus minitas de oro.

Ante tal impotencia me viene a mis recuerdos un estudio del siglo pasado que se aplica como anillo al dedo a nuestro país. Pienso en el brillante Mancur Olson y su estudio de los grupos de interés ó coaliciones.

Olson apunta:
 
· En la sociedad es más fácil organizarse para cualquier cometido si se es un grupo pequeño. Los grupos grandes (las mayorías) tienen poco incentivo a ponerse de acuerdo.
 
· Los grupos de interés ó coaliciones reducen la eficiencia y el ingreso global en una sociedad y acentúan la división política
 
· Los grupos de interés ó coaliciones no tienen como prioridad generar riqueza, sino “repartir” la riqueza.
 
· Los grupos de interés ó coaliciones retardan la capacidad de una sociedad para adaptarse a nuevas tecnologías y para reasignar recursos en respuesta a las condiciones económicas cambiantes.

· El aumento del poder de los grupos de interés ó coaliciones hace que se vuelvan excluyentes y limitantes de los valores y creencias de sus miembros.

· El incremento numérico de los grupos de interés ó coaliciones aumenta la complejidad de las normativas y de las funciones de gobierno en general.

Mientras los mexicanos seamos rehenes de los grupos de interés ó de empresas todopoderosas que a toda costa desean evitar la competencia, nuestra economía permanecerá con pobres tasas de crecimiento económico y con una exigua innovación tecnológica.

Ojalá en el futuro los mexicanos nos organicemos en coaliciones civiles de mayorías como la de contribuyentes y consumidores (en el presente ya están surgiendo algunas, pero falta mucho que hacer) que son las que realmente podrían hacer frente a las coaliciones perversas.

De prevalecer el interés de los contribuyentes y de los consumidores (que al final somos todos), los grupos chupeteadores del presupuesto público, definitivo, serían derrotados. Las redes sociales pueden ser clave. Ya veremos.

• Competencia • Buscadores de rentas • Mercantilismo / Proteccionismo • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus