Jaque Mate
Nov 10, 2010
Sergio Sarmiento

Violencia y economía

Sin duda es positivo que la violencia que vive México no haya afectado tanto como se temía a la actividad económica y en particular a la inversión extranjera. Pero no podemos cerrar los ojos al hecho de que un país no puede registrar índices tan elevados de delincuencia como el nuestro sin alguna afectación al desempeño económico.

Untitled Document
En distintas ocasiones los funcionarios del gobierno federal han señalado que no ha habido hasta ahora una indicación de que la violencia haya afectado la actividad económica de nuestro país. Usualmente citan los flujos de inversión extranjera, los cuales se han mantenido a altos niveles en los últimos años a pesar de todo.

Poco a poco, sin embargo, empiezan a surgir algunas indicaciones de lo que el sentido común nos dice: que la violencia sí afecta el desempeño de la economía.

De hecho, si bien ha habido una recuperación en la inversión extranjera directa después de la crisis de 2009, mucha de ésta se ha dirigido a lugares de la república que no tienen grandes problemas de delincuencia. La recuperación en localidades como Ciudad Juárez y Torreón, las más golpeadas por la violencia, ha sido mucho más lenta.

Las empresas extranjeras han mantenido sus inversiones en México porque sus dueños y ejecutivos más importantes no tienen que vivir en el país. En cambio muchos empresarios mexicanos, pequeños, medianos y grandes, han optado por sacar a sus familias del país y en muchos casos por hacer inversiones en otros países, principalmente en Estados Unidos, con el fin de que sus hijos puedan obtener visas de residencia. Es difícil pensar que estas decisiones no estén afectando el crecimiento de la economía.

Algunos indicadores empiezan ya a señalar algunas afectaciones. Este pasado 4 de noviembre el director del Infonavit, Víctor Borrás, apuntó que los créditos en Chihuahua están un 30 por ciento por debajo de la meta debido a la violencia que agobia al estado. La firma BBVA Research ha dado a conocer un estudio en que señala que el crecimiento del producto interno bruto de México se ha visto afectado por la violencia a lo largo de los años.

Recientemente una empresa internacional se vio obligada a cancelar una convención en Coahuila que se había llevado a cabo desde hace más de 10 años debido a que sus prospectos de clientes, la mayoría estadounidenses, se negaron a pasar unos días en ese lugar. Uno de los invitados respondió que era una “irresponsabilidad” llevar a personas a México ante la violencia que vive el país. La industria de exportación, particularmente la automovilística, ha tenido una recuperación muy vigorosa en este 2010 en contraste con el desastre que fue 2009. Pero otras actividades siguen teniendo una situación muy negativa. Una de ellas es el turismo, que no ha podido recuperarse a los niveles de 2008. Una razón muy importante es la imagen de violencia que tiene México en el exterior.

De hecho, la caída de nuestro país en algunos índices internacionales de competitividad, como el del Foro Mundial o el de corrupción de Transparencia Internacional, obedece en buena medida al aumento de la criminalidad. Aunque algunos funcionarios menosprecian estos índices, que dicen son solo de percepción, las empresas internacionales los toman en cuenta para sus decisiones porque los presentan como sustento frente a los consejos de administración.

Sin duda es positivo que la violencia que vive México no haya afectado tanto como se temía a la actividad económica y en particular a la inversión extranjera. Pero no podemos cerrar los ojos al hecho de que un país no puede registrar índices tan elevados de delincuencia como el nuestro sin alguna afectación al desempeño económico.


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Cualquier conducta humana puede ser objeto de una ley. Por ejemplo: Ley para el buen cepillado de los dientes o Ley para la correcta colocación de los anteojos. Si la tarea de los legisladores es hacer leyes, les sobra tela de donde cortar. ¡Preocupante!

Arturo Damm Arnal
Entrar
Encuesta de la semana
La balanza comercial de México mostró en agosto un superávit de 6,116 millones de dólares. Al interior las importaciones mostraron una caída de -22.2% y las exportaciones de -7.7%. ¿Cómo interpretar estos datos?
Artículos recientes...