Pesos y contrapesos
Nov 26, 2010
Arturo Damm

Irlanda, ¿afectará?

¿Cómo afectará la crisis económica irlandesa a la economía mexicana, sobre todo en estos tiempos de globalización, por la cual lo que sucede en un rincón del planeta termina afectando al resto?

La pregunta resulta lógica: ¿cómo afectará la crisis económica irlandesa a la economía mexicana, sobre todo en estos tiempos de globalización, por la cual lo que sucede en un rincón del planeta termina afectando al resto? Para responder hay que identificar los canales a través de los cuales la crisis económica irlandesa pudiera afectar a la economía mexicana, sobre todo aquellos que han sido consecuencia de la globalización, como lo son el intercambio de mercancías entre personas de distinta nacionalidad, el libre comercio, y la inversión extranjera directa que realizan capitalistas de un país en alguna otra nación.

Evidentemente que, si entre dos países, existe un importante intercambio comercial, así como un considerable flujo de inversiones, lo que suceda en uno de ellos, bueno o malo, terminará impactando, para bien o para mal, en el otro, siendo lo contrario también cierto: si entre dos países no existe un importante intercambio comercial, ni tampoco un considerable flujo de inversiones, lo que suceda en uno de ellos, bueno o malo, no impactará, para bien o para mal, en el otro, el manos no de manera directa.

Dicho lo anterior preguntémonos qué tan estrecha, o no estrecha, es la relación entre la economía mexicana y la irlandesa en los dos frentes considerados: el de la inversión extranjera directa (que es la que crea empresas, produce bienes y servicios, y genera empleos), y el del comercio exterior (tanto por el lado de las exportaciones como por el lado de la importaciones).

Según los datos proporcionados por la Secretaría de Economía, durante el tercer trimestre del año el 58.7 por ciento de la inversión extranjera directa canalizada hacia México provino de Europa: 52.0 por ciento de Holanda y 6.7 de España, sin participación de capitalistas irlandeses, lo cual quiere decir que, en dicho frente la relación entre la economía mexicana y la irlandesa es inexistente.

Conforme a los datos proporcionados por el INEGI, en septiembre pasado, del total de exportaciones desde México el 0.06 por ciento se destinó a Irlanda, al tiempo que, del total de importaciones hacia México, el 0.3 por ciento provino de aquel país, lo cual muestra que la relación entre la economía mexicana y la irlandesa, por el frente del comercio exterior, si bien existe, es poco estrecha. ¿De qué magnitud sería el problema, para la economía mexicana en su conjunto, si, consecuencia de los problemas que enfrenta la economía irlandesa, el comercio exterior entre mexicanos e irlandeses cesará? ¿Qué significaría para los mexicanos la pérdida del 0.06 por ciento de las exportaciones de productos mexicanos y la pérdida del 0.3 por ciento de las importaciones de productos extranjeros? ¿Qué impacto tendría ello, por ejemplo, en la producción de bienes y servicios, en la creación de empleos, en la generación de ingresos, en el bienestar?

Lo anterior quiere decir que, de manera directa, a través de la inversión, o por medio del comercio, la crisis económica irlandesa afectará poco a la economía mexicana, dada la relación poco estrecha entre ambas economías.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental
Isaac Katz
• Estado obeso (I)
Arturo Damm
• Oferta y demanda agregadas
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra