MARTES, 14 DE DICIEMBRE DE 2010
La evidencia sobre el CO2 lo exculpa y favorece

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Leopoldo Escobar







“No hay pruebas científicas convincentes de que la liberación de dióxido de carbono, metano u otros gases de efecto invernadero esté causando o, en el futuro previsible, causen un calentamiento catastrófico de la atmósfera terrestre y una disrupción del clima de la Tierra. Además, existe una evidencia científica de que los aumentos de dióxido de carbono atmosférico producen muchos efectos beneficiosos para el ambiente natural de las planetas y animales de la Tierra.”


James Hansen, funcionario de la NASA ha sido el más decidido propagandista de la alarma por el “calentamiento global” y ha pactado una división del trabajo con Al Gore, donde el primero se concentra en el ámbito de la ciencia (o más estrictamente de la burocracia de la ciencia) y el segundo en el ámbito de la política. Ambos están urgiendo que el gobierno de Barack Hussein Obama tome medidas radicales para reducir la emisión de “gases de invernadero” y abatir en general el consumo de energía en Estados Unidos.

Consecuentemente Hansen ha sido blanco favorito de de las críticas de los científicos escépticos del cambio climático. Con motivo de que la American Meteorological Society (AMS) otorgó a Hansen su máximo galardón, la Medalla de Rossby por Investigación, Bill Gray, uno de los más prestigiados metereólogos del mundo y con 50 años de experiencia, escribió una larga carta de protesta en la que puso en tela de juicio la supuesta aportación al conocimiento científico del funcionario de la NASA.

Gray sostiene que la hipótesis del cambio climático de Hansen y otros carece de evidencia científica y que exclusivamente se basa en un modelo de computadora, orientado a la predicción, que tampoco ha pasado la prueba de la práctica.

El modelo no sirve para explicar la evolución del clima en el pasado mediato ni para explicarla en el inmediato. Pero sobre todo, las predicciones del modelo de lo que debería haber ocurrido en el último lustro ha fallado, pues lejos de aumentar la temperatura del planeta, ha bajado.

Entonces, pregunta Gray, si el modelo no sirve ni para el explicar el pasado ni está haciendo predicciones correctas en el corto plazo ¿por qué han de creerse las predicciones para el largo plazo?

Gray concluye: la hipótesis del cambio climático es uno de los mayores engaños que se hayan perpetrado contra el pueblo estadounidense.

Por otro lado la percepción de muchos científicos sobre los efectos del dióxido de carbono en la naturaleza se está tornando antagónica a la que los partidarios del “calentamiento global” tienen. Lejos de ver una amenaza en el incremento de las emisiones del CO2, un creciente número estudios revela que ha tenido un efecto altamente benéfico para las plantas y los animales.

El doctor en química Noah Robinson ha probado que el crecimiento en un 40% de los bosques de pinos en Estados Unidos, es una consecuencia directa del efecto fertilizador de CO2. Robinson no solamente constata los datos empíricos sino que además se apoya en numerosos experimentos que prueban el efecto benéfico de este gas en el crecimiento, robustez y salud de numerosas plantas y el efecto directamente proporcional en el aumento de la fauna del sistema biótico forestal.

Justamente el Dr. Robinson es el principal promotor del Global Warming Petition Project, un movimiento de científicos disidentes y opuestos a la política del cambio climático (http://www.petitionproject.org/).

Más de 31 mil científicos, médicos e ingenieros de Estados Unidos, entre los cuales 9 mil tienen el grado de doctor y casi 7 mil el de maestro, han firmado la siguiente petición dirigida al gobierno de su país:

“Instamos al gobierno de Estados Unidos a rechazar el acuerdo sobre el calentamiento global suscrito en Kyoto, Japón en diciembre de 1997, y cualquier otra propuesta similar. La propuesta de limitar los gases de efecto invernadero sería perjudicial para el medio ambiente, dificultaría el avance de la ciencia y la tecnología, y dañaría la salud y el bienestar de la humanidad.

“No hay pruebas científicas convincentes de que la liberación de dióxido de carbono, metano u otros gases de efecto invernadero esté causando o, en el futuro previsible, causen un calentamiento catastrófico de la atmósfera terrestre y una disrupción del clima de la Tierra. Además, existe una evidencia científica de que los aumentos de dióxido de carbono atmosférico producen muchos efectos beneficiosos para el ambiente natural de las planetas y animales de la Tierra.”

Asimismo 562 científicos de 16 naciones del mundo (www.climatescienceinternational.org) han firmado la Declaración de Manhattan sobre el Cambio Climático, que entre sus puntos destacados sostiene:

“Que los planes actuales para restringir las emisiones antropogénicas de CO2 son una peligrosa mala asignación de capital intelectual y los recursos que deberían dedicarse a la solución de los problemas reales y graves de la humanidad.

“Que no hay pruebas convincentes de que las emisiones de CO2 de la actividad industrial moderna en el pasado, ahora, o en el futuro causen cambios climáticos catastróficos.

“Que los intentos por parte de los gobiernos para infligir impuestos y costosas regulaciones sobre la industria y los ciudadanos con el objetivo de reducir las emisiones de CO2, frenan la prosperidad de Occidente y el progreso de las naciones en desarrollo sino que ello tenga efecto sobre el clima.

“Por lo tanto, le recomendamos que:

“Los dirigentes del mundo rechacen las opiniones expresadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, así como la popular, pero equivocada obra ‘Una verdad incómoda’.

“Todos los impuestos, reglamentos y otras intervenciones destinadas a reducir las emisiones de CO2 se abandonen inmediatamente.”

Asimismo en diciembre de 2008 la minoría (republicana) del senado estadounidense publicó una relación comentada de 650 científicos del mundo también disidentes con la hipótesis del “calentamiento global”. Y la lista crece día tras día.

• Calentamiento global • Ambientalistas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus