LUNES, 7 DE FEBRERO DE 2011
Las respuestas

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Arturo Damm









“Si los priístas realmente quieren una reforma fiscal lo primero que deben hacer es revisar, a fondo, en qué, cuánto y cómo gasta el gobierno, y eliminar todo gasto que no se relacione con las tareas esenciales del gobierno, que son garantizar la seguridad contra la delincuencia e impartir justicia, revisión que ningún priísta, y tampoco ningún panista ni perredista, llevará a cabo, motivo por el cual la reforma fiscal que los mexicanos necesitamos seguirá pendiente.”


En el último Pesos y Contrapesos apunté que si los priístas proponen en serio la reducción del IVA deben responder estas preguntas: ¿a quién beneficiaría?, ¿a quién perjudicaría?, ¿cuánto costaría? y ¿quién pagaría?

Quiero suponer que la propuesta pretende beneficiar a los contribuyentes, por lo que compensar la menor recaudación de IVA con una recaudación mayor en algún otro impuesto resultaría improcedente, de tal manera que la respuesta a la primera pregunta, ¿a quién beneficiaría la reducción del IVA?, es: a los contribuyentes.

Suponiendo que, efectivamente, la intención sea beneficiar a los contribuyentes, razón por la cual la menor recaudación por concepto de IVA no se compensaría con el alza en algún otro impuesto, no queda otra opción más que la de recortar gasto gubernamental, por lo que la respuesta a la segunda pregunta, ¿a quién perjudicaría la reducción del IVA?, es: a las clientelas presupuestarias que verían disminuida o eliminada su partida presupuestal.

¿Cuánto costaría la reducción del IVA del 16 al 12 por ciento? Partiendo de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2011, que supone una recaudación por concepto de IVA de 555 mil 677.1 millones de pesos, la reducción del IVA costaría 138 mil 919.3 millones de pesos, equivalentes al 9.5 por ciento de la recaudación total esperada, y al 6.3 por ciento de los ingresos totales que el Gobierno Federal pretende obtener este año. Tal sería el costo de la reducción del IVA.

Por último queda por responder la pregunta ¿quién pagaría?, cuya respuesta es la misma de la segunda pregunta: las clientelas presupuestarias que verían disminuida o eliminada su partida presupuestal, recorte presupuestario que tendría que ser de 138 mil 919.3 millones de pesos, clientelas presupuestarias que tendrían que ser las menos necesitadas, desde los creadores de arte hasta los deportistas de alto rendimiento, sobre todo si se reconoce que el gobierno no debe ser, ni mecenas de las artes, ni promotor del deporte, ni muchos otros roles que juega y que, en una sociedad de hombres verdaderamente libres, no jugaría, papeles que van desde el ángel de la guarda, que pretende preservarnos de todos los males, hasta la hada madrina, que procura concedernos todos los bienes.

Regresando a las dos primeras preguntas - ¿a quién beneficiaría y a quién perjudicaría la reducción del IVA? -, no debemos pasar por alto que si al individuo A, en su calidad de contribuyente, la medida lo beneficia, si además es clientela presupuestaria la medida puede perjudicarlo, resultándole más caro el caldo que las albóndigas.

Si los priístas realmente quieren una reforma fiscal lo primero que deben hacer es revisar, a fondo, en qué, cuánto y cómo gasta el gobierno, y eliminar todo gasto que no se relacione con las tareas esenciales del gobierno, que son garantizar la seguridad contra la delincuencia e impartir justicia, revisión que ningún priísta, y tampoco ningún panista ni perredista, llevará a cabo, motivo por el cual la reforma fiscal que los mexicanos necesitamos seguirá pendiente. Al tiempo.

• Reforma fiscal • PRI • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus