VIERNES, 25 DE FEBRERO DE 2011
Calumnias ¿estrategia electoral?

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.”
Viktor Frankl


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: Incompetente y criminal

Arturo Damm
• T-MEC, ¿seguridad?

Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“En México las penas por calumnia son pequeñas, y los legisladores, escudados en su fuero y algunos periodistas en la libertad de expresión, actúan como si tuvieran derecho a destruir impunemente la reputación de cualquiera.”


Las elecciones democráticas pueden hacer que un país progrese o retroceda si la clase media, racional e independiente, no sale a votar.

En el 2006 estuvimos a punto de dejarle el mando del país a un grupo que lo habría colocado en una posición parecida a Venezuela con Chávez: odio, fanatismo, mentiras y corrupción. Y no hablo sólo por Andrés Manuel López Obrador, a quien le tengo personal estimación, sino por los personajes y grupos que lo rodearon, como el famoso “señor de las ligas”, cuyos actos de corrupción se documentaron por televisión en cadena nacional. A varios de esos personajes no los aguantaron después que perdieron ni el PRD, aunque consiguieron curules gracias a otro partido que los incluyó para mantener su registro.

Ese grupo adoptó la premisa de “el fin justifica los medios”: calumnias, dinero ilícito, de todo, si los ayuda a llegar al poder. Yo fui una de las víctimas de su estrategia de rumores y calumnias para desprestigiar a quienes tacharon de demagógica su bandera: “primero los pobres”. En respuesta a las tesis de mi libro “Un populista en 2006”, contrataron a una periodista para calumniarme. Le presenté pruebas a un abogado de las mentiras publicadas en mi contra. Me dijo que en México las penas por calumnia son pequeñas y que los legisladores, escudados en su fuero y algunos periodistas en la libertad de expresión, actúan como si tuvieran derecho a destruir impunemente la reputación de cualquiera.

Esa misma camarilla es la que ya empezó nuevamente con calumnias y rumores como parte de su estrategia para los tiempos preelectorales. Si no marcamos una frontera entre libertad de expresión y calumnias, entre fuero e impunidad para insultar y desprestigiar, no tendremos elecciones de altura, donde el electorado analice diversas opciones serias y no sólo sea espectador de rumores, insultos y calumnias.

• Libertad expresión • Impunidad • Periodismo barato

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus