Otros artículos
Mar 24, 2011
R. Eduardo Caccia M.

Ambulantaje

No se necesita ser un detective ni un experto en criminalistica para hacerse algunas preguntas que, parece, aún no han tenido respuesta por parte de los que tienen que responderlas.

De 51 millones de trabajadores que forman la fuerza laboral mexicana, nada más 35 millones están en el comercio informal, sólo el 68.6%. Lo acabo de escuchar en las noticias.

Son muchos, demasiados, dicen algunos, “ni siquiera se puede caminar por las calles de tantos que hay” y tienen toda la razón, son muchos.

Son personas como nosotros que tienen derecho a trabajar y poder llevar a sus familias un poco de pan y debemos buscar la forma de “ayudarlos con créditos y otras facilidades para que puedan poner su negocio” dicen otros y también tienen toda la razón.

Pero, verdaderamente ¿se ha dimensionado este asunto?, verdaderamente ¿se tiene voluntad política, social y económica para solucionarlo?

El ambulantaje significa que son trabajadores que compran y venden productos nacionales e importados que no pagan impuestos o que, en el mejor de los casos, sí los han pagado ha sido en forma mínima y que en un momento dado, rompieron un eslabón de la cadena comercial legal y se desviaron hacia la ilegalidad.

Eso puede significar y hablando sólo de esos trabajadores, que si cada uno de ellos generara $5.00 (cinco pesitos) diariamente por concepto de impuestos, el erario ha dejado de percibir $63.875 mil millones de pesos al año y sólo por esos trabajadores, ahora sí nos ponemos a pensar en las materias primas, materiales y mano de obra que han sido utilizados para generar los artículos que se venden en la economía informal. Pienso que esto del ambulantaje es todo un negocio.

No se necesita ser un detective ni un experto en criminalistica para hacerse algunas preguntas que, parece, aún no han tenido respuesta por parte de los que tienen que responderlas.

Si los productos son nacionales ¿Quién los fabrica?, ¿Quién los vende al mayoreo?, su producción ¿es legal?

Si los productos son de importación ¿Quién los importa?, ¿Pagaron sus derechos?, ¿Dónde se almacenan?, ¿Quién los vende al mayoreo?

Si los productos son de contrabando, ¿Por qué aduana entraron?, ¿Cómo pasaron?, ¿Quién auspició su paso?, ¿Quién financia?

En fin, muchas son las preguntas y creo, (quiero creer) que ninguna respuesta, porque si ya se tienen las respuestas, ¡qué tristeza!

Se dice en las novelas de misterio y en las series policíacas de la TV que, “sigue al dinero y tendrás al criminal”, porque de verdad se necesita mucho dinero para alimentar y sostener este negocio del ambulantaje. Mucho dinero para obtener mucho dinero, por lo menos más del módico tres por ciento tapatío (peso que no tres para que es).

 ¿Quién o quienes tienen el dinero suficiente para financiar cualquiera de estas operaciones en forma individual?, por qué cada operación es, tiene que ser, millonaria. ¿Quién o quienes tienen la capacidad operativa para hacer posible cada operación?, ¿Quién o quienes tiene los contactos con quienes sea necesario para que no pase nada?

“Sigue al dinero y tendrás las respuestas”

Y no hemos hablado de “los derechos de piso” que estos ambulantes tiene que pagar a “líderes” e “inspectores” de calles, derechos de piso que, supongo, jamás llegarán al erario.

No cabe duda, esto del ambulantaje es un verdadero negocio. ¿A dónde va todo el dinero que genera?, seguramente no a pavimentar las calles, no para hacer carreteras, no a pagar la deuda externa y mucho menos a crear oportunidades para salir de pobres de los muchos pobres que hay en nuestro país.

¿Hay verdadera voluntad política, social y económica para acabarlo? La pregunta ahí queda.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
¿Qué problema se debe resolver de manera prioritaria?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos
Arturo Damm
• ¿Cómo es posible?